El fin del gobierno de Macri y el retorno K

Es triste ver que todo lo que en Argentina se escribe alrededor de la política, cae irremediablemente en el extremo: o se es de un lado o se es del otro. Así también le sucede a la profecía de Parravicini, puesto que como toda profecía, incluye a la política como señal de los tiempos de cumplimiento. Pero que incluya la política, no quiere decir que se pueda manipular para defender a un partido u otro, por el mero interés ideológico del que la interpreta. De ese modo, el mensaje cae en otro ámbito, el de la manipulación política, para embaucar a las masas que no interpretan ni analizan…

Mercado versus Estado

065a10

“Vienen los males de Izquierda y derecha” (BSP)

Comencemos con una profecía muy sencilla: “Vienen los males de izquierda y derecha” (Benjamín Solari Parravicini 1940), y si estas dos posturas traen los males: ¿Cómo puede ser el hombre gris parte del que trae los males? Por eso, ir más allá de este punto es pura manipulación. Eso hace que tampoco podamos negar lo evidente:

-De un lado, la familia Macri ha sido una de las grandes estafadoras del Estado Argentino y de ninguna forma Mauricio Macri es ajeno a eso, como se ha dicho. Él ha sido favorecido de mil formas con ese dinero ilícito, que le ha permitido tejer alianzas, financiarse en su carrera en Boca y luego a jefe de gobierno y presidente. La herencia es un factor de peso en cualquier familia. En cuanto a su postura ideológica, retrotrae el país a los años 90, a la apertura de capitales, al engreimiento de los bancos y el endeudamiento, a la desindustrialización, a Monsanto y el modelo del glifosato. Al ajuste económico y al hambre. Al alineamiento con los Estados Unidos y el lado visible de Israel. A los mismos que destruyeron a la clase media en el 2001.

-Del otro lado, los Kirchner son uno de los grandes estafadores del Estado Argentino. Esto ha sido en tiempo de su gobierno cuando el patrimonio de los Kirchner se ha incrementado 843%. Esto es indiscutible. Su comportamiento es el Camporismo. En Santa Cruz se los conoce por su patoterismo, por manejar la provincia como un feudo, por amedrentamiento y amenazas. Han copado el Estado de militantes de la campora, para favorecer su regreso hacia el gobierno. Su modelo ideológico es el del Estado de amigos, el control de los recursos vía impuestos, y la distribución económica a través del plan social y el empleo público, a discreción de ellos mismos. No dudan en envenenar a su pueblo con glifosato con tal de recaudar con la soja, a pesar de distribuir parte del ingreso de las exportaciones. Su apoyo es China y Rusia, y el lado oculto de Israel (comunismo/estatismo).

Por tal, Argentina es el mejor ejemplo de “los males de izquierda y derecha”. Los manipuladores de Parravicini pretenden llevar la profecía hacia sus aguas, hacia su propio confort ideológico, sin olvidar que alinearse con cualquiera de estas dos posturas, es caer en los gérmenes nacientes de la Tercera Guerra Mundial, que funciona necesariamente con dos bandos opuestos que se odien hasta el exterminio: “El Hambre será con el dedo amarillo (Chinos), pardo (Rusos) y negro (Obama/EE.UU.) que destrozará continentes. El exterminador colérico surgirá y la explosión de mil explosiones ensordecerá y el sol caerá. Comienza el 66” (Solari Parravicini).

La Clave es el 66

pav_f40El 66 no es un año. Es la codificación de la llegada del conflicto bélico mundial, y es el número clave que nos lleva a saber que va a pasar en Latinoamérica a la llegada de la guerra. “66. Sordomudo el mundo será en el 66, entonces en América latina se levantará el caos que luego se extenderá al mundo que no escuchó. Sucumbirá la humanidad en luchas” (Solari Parravicini).

Lo que se avecina a la Argentina y demás países se llama Caos. Por ende, no hay orden, ni ningún gobierno (sea de izquierda o derecha) puede traerlo. Es decir, para que haya caos debe de haber dos bandos contrapuestos, y los dirigentes políticos van a ser cómplices de ello al arrastrar a sus seguidores detrás de sus ideas.

El fin del gobierno de Macri y el retorno K

Cuando observamos lo que se viene para Argentina en el resto de psicografías, es cuando comprendemos que al gobierno de Macri no le queda mucho tiempo, no porque sea víctima del poder Kirchnerista, sino porque es víctima de algo que se llama el Gobierno Mundial, el cual lo utiliza en su juego de ajedrez a su antojo como peón o ganado. La intención de Macri de volver al país de los 90, siembra sobre sí mismo el fuego del derrocamiento. En el aire ya se percibe ese “olor” a poco tiempo de asumido. ¿De no creer? Veamos lo que nos dice Parravicini para ese mismo e insistente número, el 66, en el tiempo de la llegada de la guerra:

“Ausencia o distracción será causa en la Argentina en el 66 de grandes conmociones en donde se sabrá del cambio de regímenes sin choques cruentos pero serán una realidad. Argentina sufrirá en pequeño lo que el resto del mundo sufrirá luego y la Argentina purificada será en el final de finales la Samaritana de la Tierra” (Solari Parravicini).

023b11Parravicini nos grafica un hombre golpeado (Golpe de Estado), que no será muy cruento, pero que es en suma su caída. ¿Y qué viene detrás de él? El kirchnerismo, con más y mayor fuerza, tras el fracaso del neoliberalismo, a decirnos que la derecha ha fracasado, y trayendo con ello el comunismo fascista, que también llega con ese mismo y fatídico número: COMUNIST. Principio de maldad en el 66”. El Comunismo de Estado se consolida gracias a Macri, por no saber gobernar con una política equilibrada, sino totalmente volcada a la derecha, ajena a todo lo que sucede en el mundo y en el país. “La Argentina debe ya prepararse a sufrir. Tendrán unos mandones que le reducirán a un comunismo de corte fascista. La muerte correrá por sus calles y caminos” (Solari Parravicini). La única forma de que esta profecía tenga cumplimiento es que haya una división tan grande que ambos bandos no vean otra forma de imponer sus ideas que no sea aniquilando y asesinando a la otra parte. Para que esto ocurra, debe haber una división profunda, tan grade como argentina nunca la ha visto y como comienza a asomar.

La esperanza en otra cosa

La mayoría de las profecías de Parravicini aún no se han cumplido. El hombre gris en este momento es todo aquel que no cae en la postura y la división ideológica del mundo. Es el ser humano corriente que puede ver por fuera de la visión tradicional de la política, para ver el cumplimiento en sí mismo. Algo, como lo que Parravicini dice que comienza a surgir en Argentina, repitiendo, en el 66:

comunismo cristiano parravicini“Meditad argentinos llega ya la era de las eras. La gran prueba comenzará el 66. Meditad, observad y veréis. Argentina creará el comunismo cristiano” (Solari Parravicini).

Comunismo cristiano que no puede traer Macri con su patrón ideológico neoliberal, ni menos Cristina con su apego patrimonial y poder despótico estatal, ya que las dos posturas son en suma el plan de la masonería: el caos que nos advirtió Benjamín Solari, “Llega el Caos y llega Sion” (Solari Parravicini). Esta es una lucha que tendrán que hacer las personas, y que de ninguna forma se conseguirá así de fácil por votar en una urna, o como decía Galeano: “Si votar sirviera de algo, ya estaría prohibido”.

Por eso, este es también el momento para que Argentina comience a construir algo distinto. Parravicini retrotrae la esperanza con esto al cambio espiritual: “Argentina creará el comunismo cristiano”. Este comunismo o comunitarismo, es el modelo de organización que tenía el cristianismo en su versión más primitiva, el mismo que narra Hechos de los Apóstoles, en la época donde los hombres comenzaban a vivir de otra manera, conforme y a través de una transformación espiritual que desgarró la historia en dos: Antes de Cristo y después de Cristo.

El cambio ocurrió cuando un puñado de hombres comenzó a vivir de otra manera, y a organizarse con una fuerza que terminó de dar la vuelta al mundo, afectando a todas las estructuras sociales, culturales y políticas. A eso es a lo que le temen los dos extremos de izquierda y derecha, y por eso la gente no puede salir de ellos, como muchos insultarán 1l6al leer estas líneas. Si es así, significa que el plan de la masonería ha dado resultado.

Por eso es que Parravicini nos dice, que el cambio en Latinoamérica solo se da de una manera, cuando el hombre recupere a Dios, que está perdido en las religiones y el consumo, pero por sobre todo… en los dos extremos conocidos.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Mensaje Orlado Nº 14

El Clarín del Nilo de La Plata

 

A medida que se deja el interior y se acerca la capital de Argentina, se comienzan a sentir los tentáculos invisibles que intimidan y amedrentan energéticamente a los recién llegados. Ya desde su periferia, se perciben en las miradas que se vuelven más interrogantes y astutas; en la especulación por el dinero que se exuda y presiente en el movimiento de las manos apresuradas; se agita el movimiento humano en la velocidad que se imprime en los pasos apurados que empujan ahora al recién llegado, a seguirlos en su ritmo indefinidamente.

Es la megápolis que cae sobre el cuerpo y la mente, que desde la periferia, ya comienza a sentirse paulatinamente en su lucha por adentrarse en el pensamiento. Por eso, cuando recién se llega, uno no puede olvidarlo ni extraviar su brújula. De perder ese horizonte azul, cualquiera se vuelve parte de esa vorágine físico-energética de fluidos mentales, y cae inconscientemente en sus fauces. La Consciencia debe estar vigilante para no convertirse en comida espiritual que se digiere lentamente en los estómagos de esas avenidas congestionadas.

Así, Buenos Aires consume los tiempos de los millones de habitantes que viven en sus calles y arterias. Los devora al no poder llegar puntuales a sus destinos, cuando los hombres se atascan allí, y viven en los coches, en los buses, o en los subtes. Así de fácil, la gran ciudad les come sus mañanas, sus mediodías, sus tardes y sus noches de sueños irrealizables.

Es necesario caminar unificado con su Ser Interior para no caer en ese laberinto de diatribas mentales y pasiones que se extienden fragmentadas, hacia donde alcance la vista. Es allí donde se encuentran los símbolos que dan la pauta de los acontecimientos, porque aparece la misma imagen de Nueva York en las plazas de Buenos Aires, aquella estatua construida por los masones franceses que cayó en territorio estadounidense convirtiéndose en su símbolo cardinal. Es aquella Gran Ramera del Imperio, mujer que se convierte en Reina de las aguas, con su antorcha egipcia ahora en Buenos Aires, convertida en la Reina del Río de la Plata, el Nilo argentino que transforma a esta mujer en faraona de las aguas. Es la que aparece “flotando sobre el mar de destino humano y las naciones como reventadas de ella. La eterna cortesana comercia y coquetea con todos, veo gran agonía y destrucción en nuestro futuro, porta la llama de la guerra de ciudad en ciudad…” (León Tolstoi en 1910).

Con ella aparece en la escena pública, la eterna cortesana, queriéndose inmortalizar para siempre en el poder. Coquetea con todos para perpetuarse indefinidamente; trae división y la guerra de ciudad en ciudad… Porque muchos creen que la mayoría de las profecías se han cumplido en la Argentina, pero no se ha entendido que el momento que se avecina es el de mayor caos en su historia.

 

El Clarín de la guerra cual trueno, en los campos del sud resonó

(Profecía de 1813)

 

Y no existe guerra de ciudad en ciudad, si antes no se abortó una profunda división para darle sustento. “Buenos Aires escuchas… Argentinos ¡TINO! Gobernarán militares”, dice la profecía de Benjamín Solari Parravicini de 1939, que nos muestra el Clarín, que arroja sus aguas contaminadas hacia la provincia de Buenos Aires, vomitando sus proclamas de gobiernos de facto a sus lectores. Porque muchos creen que el Clarín es sólo un diario, acusados sus dueños de golpistas, de apoyar a la dictadura y de apropiarse de niños. De hecho, el Clarín fue uno de los grandes beneficiarios de los gobiernos militares y hoy es el diario de mayor tirada nacional. Por eso, hablar de Argentina sin mencionar a Clarín, es caer en un inocente engaño. Esta es la falsa trompeta, y el himno ya lo anunció en su profecía desde antaño, llegando el combate al soplar con fuerza: “el Clarín de la guerra cual trueno, en los campos del sud resonó”. Porque este grupo económico es el principal enemigo y oposición al Gobierno. Pero a la vez es uno de sus socios más favorecidos, demostrando la falsa división que separa a los argentinos. Porque tanto Clarín como el Gobierno, son unidos en Monsanto y su política del glifosato y transgénicos. Ambos son socios en el monopolio de la televisión por Cable, siendo el Gobierno quien avaló la compra de su competidora. Ahora, gracias a los Kirchner, la operadora de televisión por cable Cablevisión y su principal competidora, Multicanal, son parte del Grupo Clarín, que con eso se conforma en el monopolio de la TV por cable más grande jamás visto. Pero Clarín también es parte de decenas de empresas como editoriales, emisoras de radio (cuenta con 140 radios y sus licencias), televisión, productoras de televisión, proveedores de Internet, telecomunicaciones, imprentas gráficas, correo tradicional y servicios de tercerización. Los principales diarios del interior son de Clarín. Las principales radios del país son de Clarín. Los principales canales de TV son de Clarín. Además, durante el gobierno militar y en complicidad con él, se hizo acreedor de Papel Prensa junto a otros socios, apropiándose de la papelera más grande del país, la única empresa que produce este insumo esencial para la prensa escrita, por lo que el control de la empresa representa virtualmente el control de la información gráfica en Argentina. También es socia de emprendimientos agropecuarios e inversor de los mismos, ya que sus dueños son grandes terratenientes.

Y es el Clarín de la guerra… el que en sus páginas nos va guiando hacia el cumplimiento de la profecía. Porque ahora el Gobierno en silencio despliega militares en las zonas más pobres, y según nos dicen el Clarín y el Gobierno, su acción es para hacer trabajo social. Y es la mentira compartida, porque ninguno de los dos dicen que lo que se prevé son brotes de protesta y conflictos sociales enormes, que ya se ven en los cierres de fábricas, los adelantos de vacaciones o suspensión de personal en empresas. Para muchos se vuelve difícil conseguir trabajo, y la inflación es un gemido oscuro galopante que dice… he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario…” (Apocalipsis 6).

Ya se vislumbra el hambre por el aumento creciente de la inflación, devaluando los sueldos que ya no alcanzan para la canasta básica que se vuelve inalcanzable, también por la expansión del monocultivo y los transgénicos, que merman la diversidad de alimentos y los vuelven más caros. Con el fantasma de la inflación vuelven los saqueos como en épocas pasadas, los cuales serán ensayos en comparación con lo que sobrevendrá al país a partir de esta crisis.

Y suena el Clarín de la guerra… que ya nos anunció lo que la masonería gesta. Es la infiltración anárquica que presagió Benjamín Solari Parravicini en los gremios, que producirán combates en las calles y rutas contra las fuerzas policiales, que desbordadas le darán paso al ejército para continuar la guerra, al pie de la letra como se describió hace 40 años: “En estas violentas represiones es de primerísima necesidad que sean utilizadas tropas de las Fuerzas Armadas, especialmente de Ejército, porque eso producirá el enfrentamiento con el pueblo, llevándolo al desprestigio. En consecuencia, provocará el debilitamiento moral de sus integrantes. Un profundo proceso de desintegración a que serán sometidos por vía del Gobierno, provocando sucesivos enfrentamientos en sus senos, con lo que se logrará la caotización de sus cuadros y la corrupción de su disciplina, llegando así al más mínimo nivel de rendimiento y eficiencia” (Plan Andinia).

Llega el caos social, como también lo anunció hace 30 años, el colombiano Rojas Galvis en sus profecías, cuando visualizó lo que comienza a asomar hoy: “En Argentina, día tras día las necesidades se hacen más apremiantes. Los trabajadores ganan lo mismo y los precios suben de manera exorbitante, descompensando el presupuesto familiar. La manutención de los hijos se hace más difícil. Los alimentos escasean, o aparecen en los supermercados rotulados con precios inalcanzables. El combustible para los vehículos parece esfumarse y el poco que hay es necesario comprarlo a precio de oro”, como el Clarín de la guerra ya exclamó.

Mientras tanto, la expansión de la soja extiende cada vez más el monocultivo, dejando a campesinos sin trabajo y enfermos por las fumigaciones de glifosato. La economía pende de un hilo, que ante los vaivenes de la soja, se cae abruptamente paralizando al país, como el Clarín ya lo anuncia, y también la profecía de Rojas Galvis que prosigue: “El campesino busca la ciudad pensando que allí encuentra más estabilidad, quedando los campos vacíos. La agricultura se va a pique y en gran parte el renglón de la ganadería.

Las solicitudes de empleo a las fábricas se hacen cada vez más abundantes, sin existir la oportunidad de vacantes, ya que muchas empresas tienen entre sus proyectos dejar cesantes a gran número de trabajadores, especialmente los de la industria automotriz”.

Paulatinamente, el Caos se va adentrando en la realidad del país, como un río que eleva el nivel de sus aguas, y los ánimos se vuelven obstinados y la eterna cortesana cumple el símbolo de Tolstoi, “porta la llama de la guerra de ciudad en ciudad”.

La profecía prosigue: “Ante la avalancha de difíciles situaciones, el pueblo se lanza a las calles, con el único propósito de presionar al gobierno para que frene la ola alcista y especulativa, la que cada día se hace más insoportable. El ramo del transporte amenaza con un paro general ante la inseguridad que se pasea por las calles, ya que muchos vehículos son incendiados. Los choques del ejército no se hacen esperar. Los estudiantes se unen al clamor general, hasta tal punto, que la situación se convierte en el Caos más grande de la historia del país”. (Trascendentales profecías. Jairo Hernando Rojas Galvis. Ediciones Hombre Nuevo. Bogotá – Colombia. 1980)

Comienzan los enfrentamientos y no sólo entre sectores sociales y fuerzas del Estado, sino que aparece la nueva fuerza de choque del Gobierno, para romper las protestas opositoras. Es la estrategia del fascismo, los famosos “camisas negras”, que ahora, se visten con los mismos objetivos políticos pero con distinto nombre, como también lo graficó Solari Parravicini en 1972, hablándonos de esa fuerza de choque, que es la “V” iolencia y “C” de la CámporaCristina.

 

 

Egiptópolis

Mientras la gente pierde su tiempo escuchando a los nuevos falsos mesías espirituales que traen en oleadas al Egipto porteño desde la oposición como del Gobierno, ahora éste último a su nuevo frente de batalla llamado Tecnópolis, en el país asoma de forma literal el cumplimiento profético.

Ahora, el Clarín de la guerra nos dice… que Cristina es la reencarnación egipcia del gran arquitecto del maso-SION, de esa organización infernal encargada de llevar a los pueblos al máximo grado de injusticia y desolación, para que acepten finalmente el Nuevo Orden Mundial. El Clarín ahora confirma lo escrito desde el 2010 en el libro “La Vista del Ciego”, cuando se nos dijo en la profecía de Solari Parravicini de 1940, “Egiptóloga en Argemto”, para ser interpretado hoy. Es en la boca de Tolstoi, la eterna cortesana flotando sobre el mar del destino humano, mar que se vuelve en Argentina el Nilo de la Plata.

Ahora la profecía de Parravicini es más exacta que nunca. Y la nota del Clarín es el símbolo que los ocultos esperaban para salir de sus cuevas, cuando la gran Hoz del comunismo asoma hacia su pensamiento y llega finalmente el comunismo judaico, que es la versión materialista y deformada, contraria al Comunismo Cristiano del cual habló la  profecía de Parravicini. Así, de la mano egipcia llegamos a una sociedad comunistada, igualada para abajo, embrutecida por el alcohol, las drogas, la manipulación mediática y gobernada desde arriba por una casta faraónica que se perpetúa en el poder, siendo millonaria y aglutinando todas las riquezas en sus manos, que es en suma la política del Nuevo Orden Mundial.

Una sociedad egipcia, donde los faraones gobiernan como poderosos sobre el pueblo oprimido, el cual ve inocentemente realizarse la justicia en sus gobernantes que pasan a ser dioses en potencia. Es la creación de una sola casta gobernante, con dominio sobre la población como súbditos de ellos, lo que sería más claro: esclavizar a los considerados inferiores.

Sociedad gobernada con el miedo, como el falso dios del desierto les enseñó a los judíos, cuando salieron justamente de Egipto. Así, el comunismo mosaico se concreta en Argentina, sin que las  personas se den cuento de ello, porque llega LA HOZ COMUNISTA despacio como la tortuga, tal como el profeta Benjamín Solari Parravicini lo denunció con claridad hace 70 años, motivo por lo cual se ganó el odio y el rechazo de los seguidores de la serpiente de SION. Comunismo mosaico que ya se observa en sus 10 cuernos que son:

1-      Asistencialismo social al extremo, para generar dependencia económica al Gobierno.

2-       Creación de grupos de choque, como La Cámpora, financiados y figurados como “planes sociales”, para presionar y  agredir los intereses contrarios.

3-      Creación del grupo “Vatallones”. Los presos, a su vez, consiguen la libertad más rápidamente ingresando al movimiento “vatallones”, con lo cual el poder político consigue para sí, grupos sumamente violentos y experimentados en ámbitos de delincuencia, asesinatos, narcotráfico, etc. Delincuentes antes dispersos o reformándose, ahora son reclutados e incorporados como agentes políticos afines a sus intereses.

4-      Expansión del empleo público, en cargos del Estado, dependientes a su vez del poder político que utiliza a los trabajadores para su apoyo, con la amenaza de dejarlos sin trabajo.

5-      Dependencia de los medios de comunicación con el Gobierno. A través de la publicidad oficial se logra tapar las voces que hablen del sionismo, Nuevo Orden, la masonería, la verdadera trama escondida tras los velos del poder. La prensa se autocensura para no quedar en la ruina económica.

6-      Desaparición de la clase media. Impuestos sobre los salarios con fines de confiscación, de forma progresiva. Los ricos siguen siendo ricos, los pobres pobres, y la clase media se nivela para abajo, no sólo en sentido económico sino como sector sociocultural, esto es, desaparición de la familia, generación de desamparo, miedo a caer más abajo aún, instauración de consumo como única meta, arte corrompido, fútbol para todos, bailando y cantando por un sueño, etc.

7-      Aprobación del matrimonio homosexual. El Estado se convierte en “plurisectorial”, donde no existen Leyes de Creación, ni existe lo bueno y lo malo. Todo se reduce a un juego de “respeto y libertad”. Pronto llega la pedofilia legal. Se crea el tercer sexo en escuelas y televisión. El gobierno encuentra en el público homosexual otro punto de apoyo que cuenta con grandes recursos económicos, que defenderán al “Comunismo Judaico”. Se persigue judicialmente a los que se oponen acusándolos de discriminación. Se frena cada vez más los embarazos, y la reproducción es mediante vías artificiales.

8-      Aprobación del Aborto. La muerte y el asesinato llega a los vientres maternos. La mujer sigue siendo un objeto sexual por la imagen constante de la televisión que la prostituye y la idealiza bajo ese concepto, y a nadie le preocupa esta verdad. El sexo se convierte en un placer efímero, y sus consecuencias son pagadas por las incipientes vidas que son asesinadas violentamente de muchas formas. Se crea una industria que depende de las células de los fetos, y se genera la necesidad de proveerse diariamente de estos cadáveres. El aborto se festeja como camino hacia la liberalidad. 

9-      Creación de una oposición figurada. La gente busca en el grupo Clarín, en los medios tradicionales, en los partidos opositores, una alternativa al comunismo Judaico. Todo es una trampa. Así, se encierra en su juego a la gente que pierde la posibilidad de encontrar la verdadera causa espiritual de los problemas. Es la estrategia de Gog y Magog, la maldita sinarquía, con la cual atrapan el Pensamiento humano desde antaño en la materia.   

10-  Reforma de la Constitución. Finalmente, se cambian “los tiempos y la ley” (Daniel 7:25), como preámbulo del Nuevo Orden Mundial. Todo lo postulado se hace Ley, mientras que la casta gobernante se hace “eterna”… La eterna cortesana, la egiptóloga, comienza su gobierno egipcio junto a su séquito, como dioses oscuros de su falsa realidad, y una nueva clase de esclavos se postran a sus pies, recibiendo sus migajas como premio. 

Porque la profecía de Parravicini de nuevo es exacta en su aplicación y  concatenación con la realidad actual, cuando nos dijo de la Careta: “Sobre la nueva constitución argentina, rotas las normas anteriores se levantará la más alta montaña de malignas figuras. Todas tendrán que esconder sus fines ocultos detrás de fingidas caretas” (BSP 1940).

Y es duro para muchos aceptar esta realidad, ya que sólo ven la superficie de los cambios, creyendo que muchas de las medidas tomadas son una avanzada hacia la igualdad y la justicia. Pero no, porque ya se ve el pacto del Gobierno con los transgénicos, del cual ni la izquierda ni la derecha hablan. Como lo anunció optimistamente el Clarín de la falsa división, cuando anunció las inversiones millonarias de los promotores del glifosato y los transgénicos, a la cual también se refirió la faraona del Nilo de La Plata en uno de sus discursos: “La inversión de Monsanto es importantísima también y va a ayudar a la concreción de nuestro plan, tanto agroalimentario, como nuestro plan también industrial. Y me decía, hoy, su titular que les había impresionado mucho el apoyo que nuestro Gobierno estaba dando a la ciencia y a la tecnología. Tengan ustedes la certeza que vamos a seguir en la misma línea (…) Y tenemos también agua en la Patagonia…”

Es en efecto, un pueblo sometido y embrutecido por el materialismo y la apariencia, los lujos y la prostitución, donde la desigualdad sigue existiendo cada vez más fuerte, donde nadie recuerda su Espíritu y su Ser, mientras los faraones viven en la más holgada opulencia de sus millones. Es la mentira, porque no existe distribución de la riqueza al “estimular el turismo nacional”, mientras los gobernantes tienen casas y mansiones en Punta del Este o en Miami, demostrando su propia contradicción al vestirse de lo que les hace falta.

Esa es la postura de la careta, que presagió Parravicini. Es el experimento que los oscuros seguidores del Talmud buscan aplicar en Argentina, ya que por su condición de clases medias extendidas, diversidad de razas, culturas y naciones, elevado nivel de alfabetismo, grandes cantidades de sindicatos, desarrollo agrícola e industrial, población diversa y heterogénea, variedad de empleos y oficios económicos, les sirve de molde perfecto para probar las políticas que luego exportarán al planeta como “Nuevo Orden”. A partir de allí se extiende la experiencia a todos los países del Globo, el cual es “su tierra prometida”, como Parravicini también lo denunció en 1972 cuando nos dijo:

 “Argentina sufrirá la tormenta en pequeña. La que luego azotará al mundo. ¡Será ejemplo!”, sólo si genera una alternativa Espiritual a los problemas que la aquejan.

Y la tormenta es el Comunismo Judaico, que se extiende a las Américas Cuando la cordillera de Sudamérica tiemble temblará Buenos Aires y entonces comenzará el comunismo en América” (BSP 1940), y después azota con fuerza al mundo:

-“El poderío inglés será tocado en su más íntima cuerda. El comunista llega a ellos”. (BSP 1938)

-“Los reyes daranse al comunismo y el comunismo daranse a los reyes” (BSP 1940).

-“China comunista marcha al mundo” (BSP 1938)

-“La miss inglesa dejará sus maneras y será libertada y tomada por locuras mundanas que llevará a su país al comunismo” (BSP 1938)

-“El 14 de julio en Francia un día será comunista” (BSP 1938). “Cuando la tour Eiffel en París, se levante la bandera roja, Europa será comunista” (BSP 1938).

-“Comunist. Mundial obediencia” (BSP 1938)

Y es la trampa del ojo illuminati de la egiptóloga, que Parravicini denuncia, el cual se impone ahora con el comunismo judaico en sus pasos dictados desde 1776, que son en su carta magna: abolir la propiedad privada y la herencia con impuestos altos, tumbar las fronteras a punta de armas e instaurar un Nuevo Orden Mundial dirigido por ellos, como eterna casta de gobernantes mundiales.

Sólo en ese marco se entienden las políticas de impuestos cada vez más elevados en Argentina, que irán diluyendo con el tiempo las propiedades de las clases medias, de modo que sus inmuebles se volverán cada vez más pesados para mantenerlos por la cantidad de impuestos que tendrán, hasta que a las personas no les quede otro remedio más que venderlos por pocas monedas. Todo lo que han acumulado durante años se perderá, y ya no habrá a quién reclamarle, puesto que los poderes ya están en manos del Sionismo mundial. Así, las personas que aún especulan con sus bienes pronto sufrirán la tormenta de la pérdida, que se consumará cuando se despoje a las personas de sus casas, departamentos, quintas, ahorros bancarios y plazos fijos, antes sin ninguna utilidad, y que ahora pasan a las manos del pueblo elegido de la serpiente.

Con ello, comienza la guerra social y la bronca en Argentina, generada por la inflación, la pérdida de la propiedad, la devaluación, el fin de privilegios materiales de clase, etc. Comienzan la ira y el odio a manifestarse en los corazones aturdidos, y la respuesta violenta del comunismo judaico no tarda en llegar…

Fue en el caminar por las rutas de Argentina, cuando una persona se acercó y contó acerca de un diálogo que tuvo durante comienzos de los 70 con aquel ex presidente Alejandro Lanusse, quien gobernaba en ese momento la Argentina. El militar en aquel entonces le dijo: “Después de nosotros vendrá una dictadura militar de derecha que va a matar a todos los de izquierda (cumplido en 1976). Luego vienen los radicales (cumplido en 1983), luego los peronistas (cumplido en 1989), y después de todos ellos, un Gobierno Cívico-Militar de izquierda que va a matar a todos los de derecha”. En esencia, la versión de izquierda de la última dictadura militar, que viene a exterminar con violencia todo lo que se le oponga.

Parravicini ya lo anunció con claridad hace más de 70 años, sólo que el ciego de hoy no ha querido ver lo que se avecina, prefiriendo la comodidad de su vida y propiedad que ahora se verán cuestionadas en su privilegio por la hoz y la serpiente. La Argentina debe ya prepararse a sufrir. Tendrán unos mandones que la reducirán a un comunismo de corte fascista. La muerte correrá por su calles y caminos” (BSP 1938). Así Parravicini de  nuevo pone el acento en la mujer, con el gorro frigio sobre su cabeza, la serpiente y la Hoz comunista.

Pero este sufrimiento se da sólo cuando el hombre está confusamente atrapado en la materia, y cuando entrega su vida a ella olvidando buscar respuestas a las preguntas trascendentales que su Voz Interior, ya acallada, exclama desde el mismo momento de su nacimiento. Por eso, la clase media también debe aprender a buscar un horizonte distinto al del consumo. Debe buscar algo más que lo que le ofrece el sistema, tanto capitalismo como comunismo. Debe buscar su verdadera esencia, debe buscar… su Espíritu.

Porque si esas personas encontraran profundamente la respuesta a la más sencilla de todas las preguntas: ¿qué es el Espíritu? encontrarían la solución a todos los problemas que los aquejan, en esa simple comprensión de su propio Ser Espiritual, que no es ni mantras ni meditación, que no se limita a vociferar infantiles interpretaciones bíblicas, ni a escuchar repetitivamente los sermones dominicales muertos y sin fruto. Espíritu que no está en el consumo de libros de autoayuda ni de metafísica, ni en viajes a la India, ni en la adoración de maestros, ni en cerros corrompidos por abducciones, ni en túnicas blancas y falsas vestiduras. Verdad que asoma cuando los actos de las personas se vuelven equitativos y justos, cuando la sabiduría se convierte en perfección que no toca la muerte, cuando el Hombre conoce y aplica La Ley que es él mismo en su Perfección. Sólo así llega la Verdad a la clase media, y con ella al resto de las clases, como la Voz Celeste nos advirtió: “Y tú… Obrero y Trabajador; no os dejéis tentar por el oro de ilusión” (Profecía de los 9 tiempos).

Canibalismo porteño

De nuevo las calles de Buenos Aires aglomeradas de gente. De nuevo los saqueos y las persecuciones visualizándose en el horizonte. Porque así también comenzó su historia la gran ciudad, con saqueos y malones, con persecuciones y muerte, con encierro y canibalismo.

Fue en 1536, cuando Pedro de Mendoza fundó el Fuerte de Nuestra Señora de la Esperanza, la actual Buenos Aires, y delegó el gobierno en Ruiz Galán para partir de regreso hacia España.

Durante catorce días consecutivos, salvo uno, los indios querandíes no cesaron de proveer carne y pescado a la población que así lo necesitaba. Hasta que un día cansados de la arrogancia y las injusticias, los nativos desaparecieron y dejaron de alimentar a los invasores que sólo se aprovechaban de su buena voluntad. Por ese gesto, la respuesta de los españoles fue más violencia y persecución.

Pero muy pronto, la ciudad fue sitiada y atacada por miles de indígenas hastiados del desprecio, las violaciones y el maltrato soberbio. El hambre y el encierro empezaron a aquejar a los españoles, hasta que la situación ya no dio para más. “Tres españoles fueron ahorcados por haber sacrificado y comido un caballo a escondidas. Ni bien se los había ajusticiado, y cada cual se fue a su casa y se hizo la noche, aconteció que en la misma noche otros españoles cortaron los muslos y unos pedazos de carne del cuerpo y los llevaron a su alojamiento y comieron. También ha ocurrido que un español se ha comido a su hermano que estaba muerto.”

Finalmente, los sobrevivientes, debieron abandonar el fuerte “La Esperanza” a comienzos de abril de 1541, ordenando la completa despoblación de la zona. A sólo 5 años de su nacimiento, con esa memoria de canibalismo, la primera Buenos Aires dejaba de existir.

Canibalismo que ahora regresa, de la mano de la sobrepoblación urbana, de la visión corta y del individualismo porteño, como anticipó la profecía de Parravicini: “Hambre. El hombre devorará al hombre. El mal se extenderá al mar y las Américas…” (BSP 1939).

Pero el hombre también se devora a sí mismo por pobreza espiritual, por carecer de todo sentido de su Verdadero Ser. Ahora a causa de su ignorancia, la ciudad se devora a sí misma en escenas de denigración sexual, hundiéndose progresivamente por los abismos del primer chakra. Porque si aquella primera Buenos Aires, fue destruida sobre todo a causa de las aberraciones sexuales que cometían los españoles contra las mujeres nativas, ahora la situación no difiere en nada, cuando vemos la prostitución alabada, la mujer de nuevo como objeto sin espíritu y consciencia, la homosexualidad legalizada, encadenada toda esta situación a la postulación de la ciudad como “capital Gay” y ahora también a la par como “Capital de la espiritualidad”.

Ahora Buenos Aires y Argentina se corrompen de la mano de los nuevos maestros espirituales, de los nuevos anticristos que surgen sobre la faz de la tierra, que niegan al Corazón del hombre que les habla internamente, porque  “ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo” (1 Juan 2:18).

Y son muchos los anticristos de visita en Buenos Aires, como Sri Sri Ravi Shankar, quien asiste a los ricos y poderosos de cada lugar, el cual ya la Lógica de la Lógica desenmascaró desde hace décadas, cuando nos guió con sus palabras: Cuanto mayor es la riqueza del espíritu del hombre, menor es la pertenencia terrenal. Si veis hombres en hábito y con adornos de oro y plata, entonces ya tenéis identificados a los falsos espiritualistas y religiosos, haciendo ostentación hasta en su mesa, con suculentas comidas y los veréis siempre campeando con lujosas vestiduras al lado de políticos y militares, PREDICANDO FALSAS ENSEÑANZAS COMO SI FUERAN AUTÉNTICAS ESCRITURAS”.

Y aparecen otros, como el niño índigo Matías de Stéfano, representante de la espiritualidad del Cerro Uritorco, quien ahora se hace parte del canibalismo porteño al aclamar la homosexualidad como vía indispensable para el desarrollo espiritual. Es el mismo discurso de los luciferinos, quienes evocan al andrógino alquímico o el homosexual divinocomo parte de la destrucción del primer chakratemplo del hombre, ahora en la voz del nuevo gurú quien tergiversa las palabras de Jesús de amarse unos a otros en verdadero amor espiritual, al vincularlo a la sucia carne fétida de las pasiones sexuales entre personas del mismo sexo, tan fétidas como sus palabras cuando dijo:

 “Las corrientes tradicionalistas de oriente medio, como el cristianismo entre tantas de ellas, llevaron a una transformación social que eliminaron la poligamia y la libertad de sexos, entre tantas otras cosas: como nuevas ciencias y filosofías. Todo tenía su lógica: Empezaba la Era de Piscis, y todos tenían que practicar la máxima Dualidad. (…) A partir de los años 1960’s nuevamente el hombre buscó al hombre y la mujer a la mujer, mezclándose nuevamente, recordando los bacanales, pero esta vez, ya sin un propósito más que la Libertad y la ruptura de los viejos esquemas. (…) La bisexualidad es una forma de expresión, así como la Homosexualidad, en la cual se libera la máxima expresión de los chakras, de la energía. Espiritualmente, la bisexualidad y la homosexualidad son unas de las maneras de conseguir el Equilibrio”.

Ahora De Stéfano destapa la verdad detrás de los niños índigos, y revela a los arrojados a la tierra como sus verdaderos guías espirituales, desengañando a sus miles de seguidores que ahora sabiendo esto, no les queda más que ser fríos o calientes, o someterse a “una horrenda expectación de juicio” (Hebreos 10:27). Horrenda como la orgía egipcia, que Matías De Stéfano invoca y defiende desde su página web, En Egipto, el matrimonio, adopción y divorcio bisexual, homosexual y heterosexual, eran lo mismo ante la comunidad”, trasladándonos a la profecía de Solari Parravicini en otra faceta de interpretación:

“El Fuego (Lucifer) Egipto se impondrá (primer templo). Egipto dirigirá (Emociones del Segunda templo). Egipto matará (el deseo espiritual del Tercer templo). Egipto dirá en Argentina” (BSP 1940).

Se impone porque la primera fundación de Buenos Aires fue en 1536, a cargo de Pedro de Mendoza. La segunda, el 11 de junio de 1580, por Juan de Garay y la tercera y última, la que se aplica con la nueva constitución (que muestra el gráfico en sus manos) que degradará la condición del hombre convirtiéndolo en cuerpo de la bestia (primero, segundo y tercer Templo destruidos).

Porque es la muerte del Espíritu, que comienza en su primer disco de la unión Sexual, continúa en su segundo chakra de las Emociones, hasta llegar al tercero de las gulas y deseos, su Tercer Templo de Salomón, en el cual construye la anulación del Ser Interior, a partir del cual genera la muerte del corazón-Cristo, plan primordial del Anticristo: negar la condición Cristal del Hombre. Así, Argentina sufre la tormenta en pequeño, que luego se extiende al mundo en unión bisexual y homosexual.  

Porque así luce hoy la Egipto del Nilo de La Plata, representada igual a los antiguos papiros egipcios que narraban la corrupción sexual que ocurrió durante el ayer en las tierras del oriente. Esa corrupción que es la misma de hoy:“Los sexos se separarán de cuerpos, más se encontrarán en sexos, es decir, en sexos idénticos. Un nuevo sexo se les interpondrá. El Sexo regresará en búsquedas del ayer, el ser humano en un principio les tuvo. El sexo en desvío anunciará el final de finales y el principio a empezar” (BSP 1939).

Desvío y corrupción que es en suma la misma perversión que vio el ruso Rasputín hace 100 años, ahora cumplida en los hogares de Buenos Aires y del mundo: “…Cuando vuelen las imágenes (televisión e Internet), madurará un fruto venenoso (lujuria), y serán muchos quienes lo comerán. Y el fruto venenoso transformará a los hombres en animales, incapaces de alzar la cabeza al cielo… Las imágenes que vuelan consumirán las fuerzas del hombre, pero el fruto venenoso embriagará al hombre. Y cuando todo haya acabado, el hombre se volverá a encontrar cansado y desgarrado, más hambriento que antes”.

Es la misma estrategia que asesina la Creación que vio Parravicini, hablándonos del ataque psíquico que se consuma en los escenarios de la muerte espiritual, sin que la gente se percate de quiénes son los verdaderos artífices del manejo del espectáculo, los que buscan corromper al hombre ya desde sus Protocolos, que ahora Parravicini confirma: “El Teatro será desteatro, será psíquico, material, irreverente, sucio. Impondrá el desnudo, la aberración sexual, homosexo, lesbianismo y drogados en crímenes. La masa aplaudirá, corrompida, sin saberlo” (BSP 1939).

Y así la humanidad trepa y trepa tristemente por los escalones resbaladizos, cantando y vociferando ignorantemente, y alcanza la cima de la estupidez, como lo anuncia efusivamente la trompeta degradante del Clarín. La alcanza festejando el alquiler de vientres, la comercialización de la procreación, el matrimonio homosexual y la adopción legal de nuevas creaciones inconcebibles. La alcanza hasta caer sin remedio en los abismos oscuros y sin Luz. Oscuridad anticipada con antelación en los caminos de la ciencia “que se aumentará”, pero que los hombres siguen sin ver ni oír, como nos dijo de nuevo Rasputín hace 100 años en exacto cumplimiento hoy:    

“… El útero de la mujer será como la tierra de los ríos; estériles serán ambos. Y ello será incluso una gracia, porque el útero no estéril y la tierra no estéril parirán monstruos. Día desventurado será aquél en que el útero materno será comercializado, como se comercializa la carne de los bovinos. En este tiempo, el hombre, criatura de Dios, se convertirá en criatura de la ciencia”.

Llega el día desventurado para el primer chakra, para los que creyeron y no escucharon la Voz Interior, para los que se dejaron guiar por falsos brillos de la mano de un plan finamente orquestado. Porque la aceptación y promoción de la homosexualidad no es algo espontáneo ni accidental. Es una estrategia programada desde muchos años atrás, y denunciada por los mismos homosexuales, que ya en 1987 publicaban “el manifiesto gay”, el cual se hace conocer a continuación. Estrategia que finalmente desemboca en el gran afeminado que la profecía de los 9 Tiempos denunció en la cúspide del Nuevo Orden: “De otra parte, se escuchan con claridad las enseñanzas del poderoso afemina­do. Su declaración de paz y estatutos que pondrá en vigencia serán aceptados en el mundo… sólo es una estratagema”.

Y el mundo lo acepta en su homosexualidad y falsa sabiduría. Es poderoso, y su poder se lo dan los hombres ya corrompidos desde sus bajos instintos. Fueron tiempos de trabajo sobre la psiquis del hombre lo que desembocó en su aceptación. Como la tremenda denuncia que llega a conocerse de la mano de las revistas homosexuales que ya en 1987 publicaban los Protocolos Homosexuales, el plan macabro para destruir el Espíritu Supremo y que a continuación se denuncia.

Protocolos Homosexuales

“Nosotros  sodomizaremos  a  vuestros  hijos,  emblemas  de  vuestra débil masculinidad, de vuestros bajos sueños y vulgares mentiras. Nosotros los seduciremos en sus escuelas, en sus dormitorios, en sus gimnasios, en sus vestuarios, en sus zonas deportivas, en sus seminarios, en sus grupos de jóvenes, en los cuartos de baño de los teatros y cines, en los dormitorios de sus ejércitos, en sus paradas de carreteras, en todos sus clubes de hombres, en los congresos, en cualquier sitio donde hombres estén junto a hombres. Vuestros hijos se harán nuestros siervos y lucharán por nosotros. Vuestros hijos serán reconstruidos, según nuestra imagen. Vendrán, para desearnos, y adorarnos.

Mujer, tú gritas por la libertad. Tú dices que no estás ni lo estarás nunca satisfecha con hombres. Ellos no te hacen infeliz. Nosotros, conocedores del rostro masculino, de la psique masculina, te llevaremos por encima de él. Mujer, tú dices que deseas vivir con cualquier otro excepto con el hombre. Hazlo. Nosotros daremos a tu hombre placeres que nunca ha conocido, porque nosotros somos hombres también, y sólo un hombre sabe cómo de verdad dar placer a otro hombre. Sólo un hombre puede entender la profundidad y sentimiento, la mente y cuerpo, de otro hombre.

Todas las leyes que prohíben la actividad homosexual serán revocadas. En cambio, se creará legislación que engendre amor entre los hombres. Todos los homosexuales deben estar de pie juntos como hermanos; debemos estar unidos artísticamente, filosóficamente, socialmente, políticamente y económicamente. Triunfaremos sólo cuando presentemos una cara común al vicioso enemigo heterosexual. Si tú, heterosexual, desafías y gritas contra la unión de los gays, contra el encanto especial de nosotros, te apuñalaremos en tu cobarde corazón, profanaremos tu endeble y muerto cuerpo.

Escribiremos poemas de amor entre hombres; organizaremos juegos en los cuales el hombre abiertamente acaricia al hombre; haremos películas sobre el amor entre los hombres heroicos que sustituirán el barato, superficial, sentimental, insípido, juvenil, encaprichamiento heterosexual que domina en este momento las pantallas de sus cines. Esculpiremos las estatuas de jóvenes hermosos, de los atletas valientes que serán colocados en sus parques, sus plazas. Los museos del mundo estarán llenos sólo con las pinturas de chavales llenos de gracia, desnudos.

 Nuestros escritores y artistas harán el amor con hombres de moda y famosos, tendremos éxito porque somos expertos en crear modas. Eliminaremos elementos heterosexuales por el uso de los dispositivos de engaño y burla, dispositivos de los que somos expertos en el empleo. Desenmascararemos a los homosexuales poderosos que hacen la mascarada como heterosexuales. Usted se asombrará y asustará cuando se encuentre que sus presidentes y sus hijos, sus industriales, sus senadores, sus alcaldes, sus generales, sus atletas, sus estrellas de cine, sus personalidades de televisión, sus líderes cívicos, sus sacerdotes no son el fortín de la familia, burguesa, heterosexual que usted asumió. Estamos por todas partes; nos hemos infiltrado sus filas. Tenga cuidado cuando usted habla de homosexuales porque estamos entre ustedes; podemos sentarnos junto a su mesa; podemos dormir en la misma cama. 

No habrá compromisos. No somos ninguna débil clase media. Somos altamente inteligentes, somos la aristocracia natural de la raza humana y aristócratas de mente acerada como el sable, nunca se conforman con poco. Aquellos que se opongan serán exiliados.

Levantaremos ejércitos enormes privados, como Mishima hizo, para derrotaros. Conquistaremos el mundo porque tendremos guerreros inspirados en el amor homosexual como eran los antiguos griegos. La familia, el lugar donde nace la mentira, la traición, la mediocridad, la hipocresía y la violencia será suprimida. El grupo familiar, que sólo enfanga la imaginación y contiene el libre albedrío, debe ser eliminado. Muchachos perfectos serán concebidos y cultivados en el laboratorio genético. Ellos serán vinculados juntos en la educación comunal, en el control y la instrucción homosexual.

Todas las iglesias que nos condenan serán eliminadas. Nuestros únicos dioses son hermosos jóvenes. Nos adherimos a un culto de belleza, moralidad y estético. Todo lo que es feo y vulgar y banal será aniquilado. Estaremos libres de las convenciones de la clase media heterosexual, somos libres de vivir nuestras vidas según los dictados de la imaginación pura. Para nosotros, demasiado no es bastante.

La sociedad exquisita que surgirá será gobernada por una élite comprendida de poetas alegres. Una de las exigencias principales para una posición de poder en la nueva sociedad de homoerotismo será la indulgencia en la pasión griega. Cualquier hombre contaminado con la lujuria heterosexual automáticamente será excluido de una posición de influencia. Todos los machos que insistan tontamente en lo heterosexual serán llevados ante la justicia homosexual y se harán hombres invisibles. Volveremos a escribir la historia, la historia completa y rebajada de su mentira heterosexual. Retrataremos la homosexualidad de los grandes líderes y los pensadores que han formado el mundo. Demostraremos que la homosexualidad e inteligencia y la imaginación están inextricablemente unidas, y la homosexualidad es una exigencia para la nobleza verdadera, la belleza verdadera en un hombre.

Saldremos victoriosos porque estamos abastecidos de combustible con la amargura feroz del oprimido que ha sido forzado a jugar aparentemente papeles secundarios en un mundo heterosexual a lo largo de los años. También somos capaces de encender armas y acudir a las barricadas de la revolución última. Tiembla hetero-cerdo, cuando aparezcamos antes que ustedes, sin nuestras máscaras.” (Revista RGN Gay Community Magazine, año 1987. http://www.fordham.edu/halsall/pwh/swift1.asp)

Y se observa la máscara-careta cuando Sodoma se consuma en el mundo, a causa de la inocencia humana que nada hizo frente a las injusticias que vio. Se consuma de la mano de las próximas modas, que llegaran intentando convertir al hombre en mujer y a la mujer en hombre. Modas que se impondrán hasta ser interpretadas en su justa realidad, como de nuevo Rasputín lo anticipó: 

“…Cuando Sodoma y Gomorra vuelvan de nuevo a la Tierra y los hombres vistan de mujer y las mujeres de hombre, entonces veréis pasar la Muerte cabalgando sobre la peste blanca. Y las antiguas pestilencias serán como una gota de agua en el mar, respecto a la peste blanca”.

Por eso, a los justos no le queda otra alternativa más que luchar contra la careta. “Si la careta del mundo cayera… ¡el mundo vería al justo!” (BSP 1972). Luchar por la Verdad y la Justicia, con la espada de dos filos que sale de su boca para enfrentarse a la bestia. Porque ya todos saben que no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados y potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, que son huestes espirituales de maldad en las regiones celestes que cayeron a la tierra (Efesios 6:12). Y por eso el Apocalipsis preguntó: “¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” (Apoc. 13). “La Argentina luchará su libertad, por la libertad de las libertades. La libertad del Dios -INTERIOR-. Paz. (BSP 1940).

Y es la lucha final contra el espíritu inmundo que arrojaron ya a la tierra del primer chakra, junto con sus ángeles en cuerpos humanos que lo corrompieron. Comienza la lucha con la humanidad que ya los descubre, y se levanta como la Cruz Orlada lo anticipó. Se levanta el Espíritu Supremo a la faz de la tierra, el que destroza la careta del mundo, cuando el hombre aprende a Ser Dios sincronizándose y reencontrándose con su propio Ser. 

Desde la ciudad Madre argentada

Septiembre del 2012

DESCARGAR “EL CLARÍN DEL RIO DE LA PLATA” Mensaje Orlado nº14

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Mensaje Orlado Nº 13

El legado de Belgrano

Nos adentramos en el norte argentino y caminamos por la quebrada que atraviesa la puna y el altiplano jujeño, y con él, la entrada a las provincias del norte, la tierra de la raíz indígena, del legado ancestral y de las luchas independentistas. La tierra donde se levantó y cayó Belgrano, Güemes, Juana Azurduy, y tantos de los luchadores prácticamente olvidados y borrados de la memoria.

Ya en la Quebrada de Humahuaca se vuelve a respirar aquel aire que dejamos en diciembre. Pero aquí es más seco, retempla el cuerpo y vivifica el espíritu. Es el aire que respiraban los chasquis incas cuando caminaban los Andes en el pasado, y sus pasos aún parecen escucharse en alturas de las sierras, donde todavía perduran los caminos tan sofisticados que construían los hijos del Inti Sol en tiempo de expansión territorial hacia el sur de la lejana Cusco. Los mismos caminos que aún se pueden rastrear y seguir para volver “al ombligo del mundo”.

Ahora el paisaje es vigilado por Viltipoco, aquel curaca sublevado contra los españoles que fuera traicionado por uno de los suyos, capturado, y luego asesinado en el olvido de una celda. Aquel omaguaca que había reunido un ejército de 10.000 combatientes con los que enfrentaría y expulsaría al poder español de sus tierras. Aquel que hoy vive en la fuerza que irradia desde su figura en las alturas de Humahuaca; el mismo monumento que fue inspirado en la 2° estrofa del himno: “Se conmueven del Inca las tumbas, y en sus huesos revive el ardor, lo que va renovando a sus hijos, de la patria el antiguo esplendor”. Vemos su imagen y revivimos la historia desde la puna jujeña, desde esta quebrada que hoy nos recibe con calidez. Atrás quedaron las maravillosas ruinas de Tiahuanaco en lo que fue el antiguo Virreinato del Río de La Plata. Ahora, aquí, caminamos por los senderos y descansamos a la sombra del viejo algarrobo de 700 años en Purmamarca, altiplano argentino. Es el mismo donde reposaba Viltipoco minutos antes de ser apresado, y del cual se escribió en la poesía de los lugareños:

“Si este algarrobo hablara

de las historias de antaño

seguro nos contaría

de los héroes que ha cobijado”.

 

Hoy su frondosa copa irrumpe el paisaje, no deja de crecer, como si el espíritu de aquel hombre se hubiera encarnado y extendido en sus raíces y ramificado en sus robustos brazos. Porque luego de aquellos gritos, de aquellas voces acalladas, por la quebrada bajaría la Voz de Túpac Amaru, iniciador de las gestas libertadoras, también traicionado y apresado como Viltipoco, y tras ellos, tantos luchadores que dejaron su vida por el ideal de una América libre. Porque descubrimos que este gran árbol, es también el mismo que daba descanso a Belgrano y a sus tropas antes de batallar en esta zona contra los españoles.

 

San Salvador de Argentina

Ahora la puna se ahoga, se empequeñece en su aridez y color, y la vegetación asoma con la incipiente yunga. Es la puerta a San Salvador de Jujuy.

Fue exactamente hace 200 años. Fue cuando los españoles bajaban confiados en reconquistar las Provincias Unidas del Sud. Con Pio Tristán a la cabeza, descendía por el Altiplano aquel ejército realista que reforzado, llegaba con 4.000 soldados bien pertrechados. No había ejército para hacerle frente en ese momento, apenas 800 soldados desmoralizados, enfermos de paludismo y desarmados. Así que Belgrano tomó una de las más importantes decisiones de la guerra por la independencia: partir de San Salvador de Jujuy con toda la población para sólo dejar campo raso frente al enemigo. Ni casas, ni alimentos, ni mercancías, ni ropa, ni colaboración de ningún tipo. Nada que fuera utilizable por los españoles para reconquistar el territorio. Todo fue destruido, quemado, y los alimentos cosechados y transportados al sur.

Esa fue la decisión de Manuel José del Corazón de Jesús Belgrano, y los jujeños, acataron la orden sin oposiciones. En esa disposición de la población se vio la tenacidad, fuerza y entrega de los jujeños, en una época donde muchos dudaban de la independencia, prefiriendo conservar sus casas, sus familias y pertenencias sin arriesgar sus vidas, en una causa que a pocas familias “acaudaladas” les importaba. Pero el espíritu de aquellos jujeños era distinto. Lucharon, como hoy muchos luchan para cumplir con lo escrito, que hoy ya es parte del espíritu y la consciencia de los que se levantan: “En América del Sud, Argentina luchará su libertad, por la libertad de las libertades…”

Nadie quedó en Jujuy para recibir a los realistas. Todos lucharon entregando su vida, sus bienes y su prestigio a una causa considerada una utopía. Aún hoy perdura aquel Espíritu en los jujeños, su fuerza que desciende como ríos desde el norte argentino.

Fue aquella migración conocida como el Éxodo Jujeño, la cual celebra su bicentenario este 23 de agosto del 2012, que lejos estaba del éxodo bíblico, atiborrado de muerte inocente y matanzas de pueblos que eran culpables sólo por ser más ricos que los judíos.

Distinto a ese Éxodo rociado en sangre de animales, de rituales satánicos sobre su pueblo, como quedó bien expuesto para los que tengan inteligencia: “Entonces Moisés tomó la sangre y la roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas” (Éxodo 24: 8).

Contrario a ese Éxodo de sacrificios humanos, de traición por la noche, porque fue el mismo Belgrano el que perdonó a los 3.000 realistas que se rindieron en la Batalla de Tucumán. Contrario porque “Moisés les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente. Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres” (Éxodo 32: 27-28).  

Opuesto finalmente a la oscuridad que pregonaron los seguidores de ese dios oscuro, cuando dijeron en su éxodo: “Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba dios” (Éxodo 20: 21). Por eso, opuesto al combate que Parravicini señaló, cuando habló de la lucha por el verdadero Dios: Argentina luchará su libertad, por la libertad de las libertades, LA LIBERTAD DE DIOS. PAZ”. (Benjamín Solari Parravicini). Dios que nos quitaron con ese falso éxodo, y que ahora recuperamos en la tierra de los que lucharon en aquella oportunidad: Latinoamérica será presto invadida por la verdad en su verdad y sabrá recuperando a Dios” (Benjamín Solari Parravicini).

En ese éxodo jujeño, Belgrano fue el último en partir de la ciudad deshabitada. Se fue a Tucumán, desobedeciendo las órdenes que llegaban de los traidores de Buenos Aires, de las oligarquías, de aquella serpiente llamada Rivadavia que ocupó el primer sillón presidencial; desoyó las órdenes para que se retirara a Córdoba. Belgrano prefirió seguir su propio sentir y desoyó la orden que hubiera significado la derrota de los criollos y la caída de las Provincias Unidas en manos españolas. Se fue a San Miguel de Tucumán, como si conociese tal símbolo, y en la ciudad de Miguel con poco más de 1.500 hombres derrotó a un ejército que lo doblaba en número. En San Miguel se desató la batalla más importante en la historia de la independencia argentina, quedando los españoles obligados a retroceder a Salta donde se consuma su derrota definitiva. Belgrano allí perdona la vida de 3.000 hombres, recibiendo criticas de todas partes por ese gesto, que a la larga le terminó dando más apoyo, al diferenciarse nuevamente de las exigencias de sangre y holocaustos escritas desde la tierra judía: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto. Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos” (1 Samuel 15; 2-3).

Por la victoria la Asamblea le otorgó a Belgrano un premio de 40.000 pesos que este declinó recibir, disponiendo que el dinero se destinara a crear escuelas en Tucumán, Salta, Jujuy, y en Tarija, en la actual Bolivia. “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Toma la cuenta del botín que se ha hecho, así de las personas como de las bestias, tú y el sacerdote Eleazar, y los jefes de los padres de la congregación; y partirás por mitades el botín entre los que pelearon, los que salieron a la guerra, y toda la congregación”. (Números 31: 25-27).

Por eso aquel éxodo, fue distinto a lo que pregonaba ese dios que no perdonaba ni siquiera a los lactantes y los animales. El dios del desierto que no toleraba a las mujeres, y que en Argentina se instaló en el pensamiento como quedó en evidencia con Juana Azurduy, otra gran mujer que dio las tierras del sur y que murió en la miseria. Porque la que ganó finalmente la guerra fue la otra fuerza, la que asesinó a los que combatieron como aquella luchadora del altiplano. Aquella mujer que en su momento se puso a las órdenes de Belgrano y Güemes hasta que estos fueron asesinados, llegando al grado de teniente coronel cuando Simón Bolívar en 1825 la encontró en la condición miserable en que vivía, ascendiéndola al grado de coronel y otorgándole una pensión. Fue luego de la visita que Bolívar le comentó al mariscal Antonio José de Sucre: «Este país no debería llamarse Bolivia en mi homenaje, sino Padilla o Azurduy, porque son ellos los que lo hicieron libre». Juana murió indigente el día 25 de mayo de 1862, cuando estaba por cumplir 82 años, y fue enterrada en una fosa común. Para aquel mundo de traidores y masones enriquecidos, era la muerte más digna a que alguien podía aspirar.

Y es con esa fuerza de mujer del Altiplano, la parte femenina que los incas veían en sus valles, que renace el antiguo esplendor. Por eso desde el pasado hoy se vuelve a escuchar la voz de Juana, que son miles,  como parte de esta humanidad que también se escucha en el altiplano, que grita dando fruto a quien la escuche. Es la fuerza que aún perdura en la sangre y el espíritu de los jujeños, la fuerza que da aliento al coraje y la valentía.

Y los frutos del espíritu son los que traen los de Remanente, como las profecías lo anunciaron para Latinoamérica, que arde en sabiduría mientras el mundo lo hace en fuegos y destrucción. Y esa es su mayor virtud, ya que “si no tienes eso dentro de ti, lo que no tengas dentro de ti te matará”, dijo Jesús en sus dichos secretos y por eso es que tantas ciudades insensatas, vencidas por el hombre ciego y por su apatía, vacías de lo que deberían haber buscado, deberán revivir aquel éxodo, por haber cerrado los oídos, negarse a ver lo evidente, y no atender al llamado que nos alerta de los momentos que vivimos. Es el amargo éxodo por querer mantener al hombre viejo, por no haberlo abandonado a su tiempo.

 

Con la herencia salteña

De San Salvador, como si siguiéramos la ruta de ese antiguo éxodo jujeño, descendemos a Salta, a “la linda”, a la ciudad que hoy con orgullo luce su belleza promocionada como destino turístico del norte argentino. Las rutas se desvían hacia los cerros de espinos, hacia los valles, y pronto nos encontramos a las puertas de otra ciudad y un nuevo rumbo.

Es la tierra del General Martín Güemes, aquel gaucho renegado de su aristocracia local, quien supo comandar esa tremenda e incontenible guerra contra los españoles, convirtiendo el actual norte argentino en la frontera y muro infranqueable para los invasores. Aquel que con unos puñados de gauchos y algunas lanzas, derribaba la arrogancia de los ejércitos realistas que imaginaban su arribo triunfal y sencillo a Buenos Aires. Aquel que se sentía más a gusto en el monte a caballo junto a sus famosos escuadrones de salteños y su guerra gaucha, que junto al lujo de las familias pudientes. Aquel que integraba en sus batallas a los descendientes de las familias cuzqueñas que habían huido hacia el sur, y ahora luchaban codo a codo para rechazar a los antiguos destructores de su patria incaica. Aquel gaucho Güemes que escribía en sus mensajes: “¿No he de alabar la conducta y la virtud de los gauchos? Ellos trabajan personalmente y no exceptúan ni aun el solo caballo que tienen, cuando los que reportan las ventajas de la revolución no piensan otra cosa que engrosar sus caudales”.

Por eso, Güemes era más que un valiente general, porque su nombre irritaba a las oligarquías porteñas, que lo veían más como un problema que como una solución. Lo odiaban por su componente gaucho, mestizo e indígena. Lo rechazaban porque sus corazones oscuros los acercaban más a ese dios del éxodo de Moisés, como quedó en evidencia con sus actos: “Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y dile: Ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su dios. Porque ningún varón en el cual haya defecto se acercará; varón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, o varón que tenga quebradura de pie o rotura de mano, o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado. Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su dios” (Levítico 21:16-21).

Así, ese mismo componente racista se manifestaba en las clases pudientes de Buenos Aires, que hacían todo lo posible para obstaculizar su trabajo, rechazando completamente su concepción sudamericana. No perdonaban sus palabras de unión, como cuando Güemes escribió a los peruanos, manifestándoles:

“No lo dudéis un instante, guerreros peruanos. Los pueblos están armados en masa y enérgicamente dispuestos a contener los ambiciosos amagos de la tiranía. Si estos son los sentimientos generales que nos animan, con cuánta más razón lo serán cuando restablecida la dinastía de los Incas, veamos sentado en el trono y antigua Corte al legítimo sucesor de la corona”.

Era el mismo componente racista que manifestarían frente al ideal de Manuel Belgrano, al impulsar el plan del gobierno Inca para las provincias del Río de La Plata. Era el Incario, aquel proyecto ridiculizado y banalizado con ironía y desprecio por las clases tradicionales y gobernantes de la portuaria Buenos Aires. Aquellas gentes que no podían soportar que los incas fuesen del antiguo linaje del sol, de las estrellas, y bajo ningún punto de vista podían aceptar que la capital de la unión sudamericana sea depositada en la lejana e indígena Cuzco. No podían consentir que los miles de indios guaraníes y charrúas se sumen a ese proyecto de unidad, apoyando el incario, y restándole influencia a su ascendencia de dios judaico de las clases pudientes.

Rechazaban de plano que tanto Belgrano, Güemes y Juana Azurduy apoyasen tal proyecto, y por eso es que se decidieron a exterminarlos y quitarles todo apoyo. Así fue como Güemes, a pesar de haber derrotado 9 invasiones españolas con sus gauchos a caballo, casi sin armas y sustento, sería asesinado por la espalda y su muerte festejada por los mismos traidores que desde el puerto continuaban sus negocios.

 

El Plan Inca

Desde tiempo atrás se venía gestando la idea de coronar al Rey Inca con Manuel Belgrano, quien lo impulsó con mayor ánimo y fuerza. Fue unos días antes de la declaración de la independencia, cuando oficialmente se decidió, y lanzó el proyecto de restauración de un descendiente de los incas al trono de las Provincias Unidas en Sudamérica. Fue en el inicio de una nueva lucha, por dos visiones contrapuestas que de ahí en más chocarían irreconciliablemente. Lucha que se llevará a cabo devorando a los hombres más inteligentes, que luego de utilizarlos, serán asesinados o desterrados. El historiador masón Bartolomé Mitre sería el que plasmaría su burla a Belgrano en los libros de historia al hablar del “Rey de patas sucias” o la “Monarquía en ojotas”, mientras que Rivadavia hablaría del “rey de la casta de los chocolates, el cuico”.

Para Belgrano en cambio, evocar a los incas era mucho más que una reparación histórica. A nivel mundial no había existido en la memoria de los hombres una cultura tan justa y equitativa como la de los incas. En su región, los hijos del sol habían conformado una organización que no permitía que ningún habitante pasara hambre, logros que ni siquiera en la actualidad con tantas modernas técnicas de agricultura y desarrollos tecnológicos se ha logrado. En aquella cultura estaban cubiertas las necesidades de los ancianos, inválidos, niños, y de cualquier persona que necesite algún tipo particular de atención diferenciada. No existía la propiedad individual, distribuyendo los recursos en función de la necesidad. Evocar al incario, era por tanto, acercarse al ideal de una patria justa donde absolutamente nadie tenía derecho a morir de hambre, en la pobreza y sin un techo donde cobijarse.

Por eso, el plan de Manuel Belgrano no era compartido por la judeomasonería de Buenos Aires, porque así los dictaban sus planes desde su antiguo testamento que se cocinaban en ese entonces como los Protocolos, que hoy se reflejan en la plena realidad que vivimos: la nobleza, que distribuía el trabajo entre las clases laboriosas, apostaba por que los obreros estuviesen alimentados, sanos y fuertes. Nuestro interés, al contrario, es que los gentiles degeneren. Nuestro poder reside en la hambruna crónica y la impotencia del obrero. Así le sujetaremos mejor a nuestra voluntad, y no habrá de hallar nunca las fuerzas ni la energía para volverse contra nosotros” (Protocolos de Zion 3).

De modo que el plan de Manuel del Corazón de Jesús Belgrano, parecía caminar de la mano del antiguo grito libertario que había brotado desde el Cusco con José Gabriel Condorcanqui, más conocido como Túpac Amaru, aquel incipiente gestor de la sublevación inca que era en ese momento reconocido desde México hasta las pampas. Aquel guerrero asesinado, torturado y descuartizado, por ser causante de aquella sublevación, y que también había convertido a su familia en el blanco del mismo odio brutal y racial.

Ahora, en ese contexto de continuación de aquellos gritos, en aquel periplo de grandes levantamientos emancipatorios, aparecía la figura de su hermano menor, Juan Bautista Túpac Amaru, quien se había salvado en aquella oportunidad del descuartizamiento por haber sido confundido por un reo común. Aparecía Juan Bautista Túpac Amaru, luego de 40 años de cautiverio; volvía a su tierra natal sudamericana y arribaba en 1813 al puerto de Buenos Aires, sin que las logias y las serpientes de aquella época comprendieran su presencia en primera instancia.

Así, el último sobreviviente de la primera insurrección sudamericana y descendiente de los antiguos ancestros del altiplano, llegaba al Río de La Plata y su presencia parecía engranar perfectamente con el Plan Inca de Belgrano. Además, Martín Miguel de Güemes desde Salta, y Juana Azurduy desde Bolivia, ya habían dado su aprobación para integrar los territorios bajo este plan.

 

San Miguel del Sol de Tucumán

De Salta seguimos el camino hacia Tucumán, la ciudad bautizada en honor al Arcángel Miguel, de la que en el pasado parecía brotar la fuerza necesaria para emancipar la Argentina. En el camino, observamos detenidamente el monumento de 1813, en aquel lugar del juramento que los ejércitos hicieron a la bandera antes de la batalla decisiva que derrotaría a los españoles.

Es en el camino a Tucumán, la de la segunda fundación, ya que la primera institución de la ciudad de San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión se produjo el 31 de mayo de 1565 en un lugar cercano a la actual ciudad de Monteros, 50 km más al sur. De allí, desde su antigua ubicación, es que se abren los caminos hacia la altura de los valles calchaquíes, a las ruinas de los antiguos guerreros Quilmes, y de los monumentos de 3 a 4 metros de largo que hoy se conocen como Menhires. En ellos vemos las líneas y trazados del Titicaca, de la lejana ciudad de los Dioses celestes del Viracocha, progenitores del hombre sudamericano. Vemos en los dibujos de los menhires de Tucumán, a los rastros que bordean y dan forma a las tallas de Tiahuanaco, las ruinas de la civilización más antigua de la tierra, madre de todas las culturas terrestres conocidas. La misma influencia tiahuanaca que mostraría la independencia argentina a las naciones del mundo, y que descubriríamos más adelante en nuestro camino, justamente en los valles de Tucumán.

Ahora, de nuevo seguimos la antigua ruta del éxodo, la que nos lleva finalmente a Tucumán, última posta de aquel periplo muy distinto al de Moisés, porque encontramos su imagen en la catedral de la plaza principal, y en ella descubrimos sus tablas. Son esos mandamientos que ellos mismos violaban, como quedó expuesto en sus 5 libros del Pentateuco atiborrados de muertes, holocaustos y rituales umbanda. Por eso no nos sorprendemos cuando encontramos sobre su cabeza los dos cuernos, encima de la principal iglesia de la ciudad. Son los mismos cuernos que Levítico expone cuando se escribió: Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel. (Levítico 16: 7 -8).

Porque Azazel, aquel demonio que corrompió a los humanos (Libro de Henoch) y Jehová, son las dos caras de la misma moneda, como también quedó expuesto de nuevo a la inteligencia del Hombre Nuevo, que ya descubre este engaño: Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él: Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente” (2 SAMUEL 24). Y es el gran engaño, porque las dos citas son iguales, demostrando cuál es el falso dios que se esconde tras los libros del Pentateuco: “Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel. Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa” (1 CRÓNICAS 21).

Por eso, la imagen de Tucumán es clara al mostrarnos los dos pensamientos de Moisés: son los mismos cuernos de dios y satanás, falsa dualidad con la cual confunde las mentes desde su Antiguo Testamento, desde el monte del testimonio donde entregó los 10 manda-MIENTO-s, lugar en el cual se hizo pasar por el Altísimo, como también nos denunció Isaías: en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo” (Isaías 14: 13-15), arrojado ahora de los abismos mentales, de la inocencia que no comprendió las escrituras: “Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado  en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo (del testimonio). Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sion, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey (Anticristo).  En sus palacios (Tercer Templo) dios (Lucifer) es conocido por refugio” (Salmo 48: 1-2).

Ahora, desde Tucumán, con la imagen cornuda de Moisés (la misma que se encuentra en Roma, esculpida por Miguel Ángel) se entiende y comprenden las escrituras, como también advirtió Parravicini: “Comprensión de las sagradas escrituras se impondrá al final de los tiempos” (BSP sin fecha). Se comprenden en Argentina, y se derrumba la mentira, que de nuevo el profeta se encargó de resaltar: “Egipto (Argentina) será el único lugar del mundo, donde se verá servilismos amortiguados y dioses falsos caer” (BSP 1940). Se cae el falso dios de las logias y las religiones, cuando la Lógica de la Lógica en la voz de Elías-Juan, también se encargó de resaltar en su 8° escalón de Pensamiento: “Los falsos dioses. Si ustedes (vosotros) emprendieron una búsqueda para enriquecer sus espíritus, entonces deben saber que han puesto en marcha unos mecanismos (Verbo-Ley) que se irán encadenando para lograr abrir el entendimiento (comprensión) y lograr llegar a la Verdad. Si perseveran, verán coronada esa búsqueda con un enriquecimiento a sus espíritus. El que logre poco, también ha logrado enaltecer su búsqueda con el vino de la paz: por lo tanto, es conveniente saber, que quien emprende la búsqueda, dejará por el camino sus falsos dioses, sus miedos y sus temores: dejará parte de su vieja envoltura PARA REVESTIRSE DE NUEVO PLUMAJE INTERIOR”.

Y Tucumán, que otrora gritó libertad y justicia, ahora se hunde en la cárcel del materialismo y se trenza en el consumo cual si fuera una pequeña Buenos Aires. Pierde la fuerza que le da su nombre, la de Miguel, que hoy se desvanece hasta que los habitantes de esa ciudad descubran el engaño al que están siendo sometidos por el consumismo, y a partir de eso, se reencuentren con su fuerza como sucedió antaño, cuando se acercan las vísperas de una nueva lucha. Porque ese es el engaño del falso dios que impera en la Argentina: “Todos los vasos de beber del rey Salomón eran de oro, y toda la vajilla de la Casa del Bosque del Líbano era de oro fino… y una vez cada tres años venían los barcos de Tarsis trayendo oro, plata, marfil, monos y pavos reales… El rey Salomón superaba a todos los reyes de la tierra en riqueza…” (1 de Reyes 10). La riqueza que buscan los hombres del mundo, la que da mansiones, castillos, poder y dominio, que es exactamente el programa del 666 en seducción y muerte: El peso del oro que Salomón tenía de renta cada año, era seiscientos sesenta y seis talentos de oro” (1 de Reyes 10: 14).

Distinto al antiguo esplendor de Tucumán, cuando fue elegida hace 200 años para la Independencia argentina; cuando en julio de 1816 el único territorio en América no reconquistado por España era el de las Provincias Unidas del Río de la Plata. San Miguel de Tucumán más cerca del Cuzco que de Buenos Aires, había sido el lugar donde se había luchado la más clave de las batallas en la Independencia argentina.

Fue allí, entonces, cuando el General Manuel Del Corazón de Jesús Belgrano propuso a Juan Bautista Condorcanqui Túpac Amaru, descendiente en séptima generación de los reyes incas, para ser el Gobernador de las Provincias Unidas del Sur con su capital en Cuzco. Lo propone en el Congreso de Tucumán, en 1816, con el apoyo de las tropas, los gauchos, Juana Azurduy y Güemes; lo propone como gobernante Inca del nuevo Incanato unido de Suramérica. La Propuesta es finalmente aprobada por el Congreso.

Pero la ira no tardó en venir. Las carretas que llevaban la propuesta fueron atacadas por partidas de bandidos a caballo desconocidas, asesinados los portadores de tal declaración y desaparecidas las actas. La aristocracia racista bonaerense comenzó su campaña de desprestigio y ridiculización, que era la política de las logias ya sea en su versión pro hispánica como inglesa, y partir de allí se consuma la traición y el engaño. Sería la misma política que desde Buenos Aires llevarían a cabo contra Sucre y la confederación de Bolívar.

Tal odio fue recogido por los registros históricos cuando en sus cartas escribieron que se había puesto “la mira en un monarca de la casta de los chocolates, cuya persona si existía, probablemente tendríamos que sacarla borracha y cubierta de andrajos de alguna chichería para colocarla en el elevado trono de un monarca” (Carta de Tomás de Anchorena). Con la astucia de la pluma y la palabra, Juan Bautista Túpac Amaru fue borrado de la historia y desapareció toda referencia de él en las escuelas como en las bocas “oficiales”. Esa fue también la “enfermedad” de Belgrano, el asesinato de Güemes, el destierro y pobreza de Juana Azurduy y la desaparición histórica de las raíces ancestrales de Argentina. Borraron de la memoria que la Declaración de la Independencia original era a nombre de las Provincias Unidas en Sudamérica, y no del Río de La Plata. Pero no pueden quitar la presencia de Juan Bautista Túpac Amaru, en el Congreso que declaró la independencia de Argentina. Porque aquella acta se conoce que fue publicada simultáneamente en tres idiomas: castellano, quechua y aimara, demostrando la visión que tenían los hombres de aquel entonces por unificar los pueblos y las razas.

Pero lo que se omitió fue que esa acta de independencia fue escrita también en un cuarto idioma, uno desconocido e inteligible para los antropólogos en la actualidad, y  que sólo un puñado de personas podían comprender en aquel entonces. Esa última Declaración fue escrita en jeroglíficos de Tiahuanaco, el idioma más antiguo conocido y perteneciente al punto inicial del comienzo de esta humanidad. Y el único hombre que tenía las condiciones y conocimiento para escribir en este antiguo idioma, era un descendiente de aquel mundo altiplánico, y ese era Juan Bautista Túpac Amaru. Este punto ponía en evidencia primeramente la presencia de Túpac Amaru en el Congreso de Tucumán, y en segundo lugar no dejaba dudas sobre el carácter de reparación indígena que tuvo el proceso de la independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica en el Pensamiento de aquellos hombres. Esta historia fue silenciada, para que nadie sepa el verdadero carácter que tuvo la emancipación española, de unificación de razas y concepciones que tenían los hombres de aquel entonces. Con este silencio, la Argentina se convirtió en la imagen de la Europa americana, una visión distinta a la que había tenido en el pasado los hombres de la independencia y también distinta a la que tienen los Hombres que dictaron las profecías a Parravicini.  

El legado de Belgrano

Todo termina con una muela. El 4 de septiembre de 1902, una comisión designada por el presidente argentino, el masón Julio Argentino Roca, el mismo que impulsó el genocidio indígena en la Patagonia, procedió a exhumar los restos de Manuel Belgrano para trasladarlos. Levantada la lápida, se retiraron los huesos que fueron colocados en una bandeja de plata. Pero el ministro del interior, Joaquín V. González, y el ministro de Guerra, Pablo Ricchieri, se robaron dos muelas para hacer con ellas los rituales que habitúan hacer los miembros de las logias y organizaciones satánicas como Skull & Bones.  Este hecho fue publicado y condenado por los principales diarios porteños, sin que nadie se percatara de la verdadera trama que se escondía tras aquel acto, de la misma índole que el de la mano de Perón. González se justificó diciendo que se había llevado el diente para mostrarlo a sus amigos, mientras que Ricchieri dijo que el lo retiró por pedido de Bartolomé Mitre, el historiador oficial de la oligarquía y la masonería, quien había atacado a Belgrano en sus libros por el Plan Inca.

Con ese ritual, los oscuros del mazo quisieron desaparecer para siempre de la memoria el ideal de lucha y restauración de las raíces ancestrales, porque hablar de la cuestión indígena es hablar de la unificación de razas, y esa idea quedó plasmada por Belgrano cuando ideó la bandera con el sol Incaico en su centro, el Inti, diseñado por Juan de Dios Rivera (apodado “El Inca”), un orfebre peruano que fue señalado por Belgrano para que colocará tal símbolo. Así, la bandera quedó establecida con los 4 colores de las 4 razas originarias, Roja, Amarilla del Sol; y franjas Blanca y Azul oscuro, que era el color original luego cambiado por el celeste. Ese fue el legado que dejó plasmado en los símbolos que hoy se deben recuperar, porque en ellos se esconde el Crisol de Razas y el cumplimiento de la profecía de Solari Parravicini.

RECUPERANDO LA INSIGNIA. Hace exactamente 200 años, en 1812, Manuel Belgrano en la ciudad de Rosario (Santa Fe) ideó la escarapela con los colores azul y blanco como distintivo para los soldados y con esos mismos colores, creó la bandera que levantó por primera vez en el Río Paraná, uno de los dos afluentes del Río de La Plata. La misma había sido rechazada por el Primer Triunvirato, porque consideraban que el uso de de una bandera con identidad propia era avanzar en la independencia, y ellos no querían abandonar el servilismo y su posición privilegiada con el gobierno español. Belgrano impulsó con fuerza la bandera, al límite de la enemistad con Buenos Aires, ya que consideraba que los hombres debían luchar bajo un símbolo común que les dé identidad en la lucha.

Por eso el legado de Belgrano es la identidad del símbolo, que hoy es el que entregan desde las estrellas para el hombre latinoamericano. Ese que debe recuperarse para que no caiga en manos de la falsa doctrina, que lo pervierte y lo transforma en bijouterie, o en incipientes movimientos de falsos contactos y creencias estúpidas. Hoy el legado de Belgrano es recuperar la bandera de la Cruz Orlada, que es el símbolo de la mecánica del movimiento que hace que el hombre sea Verbo, Pilar y Ley de la Creación.

 

Desde la Frente de los pueblos en ínclita unión

El joven que camina con la mochila en su espalda

Julio del 2012

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mensaje Orlado Nº 12

La medianoche de los tiempos

Le dijeron los discípulos: Maestro, ahora procuraban los judíos apedrearte, ¿y otra vez vas allá? Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él” (Juan 11).

 

Llega la pascua y en el norte argentino se encienden los rituales y fiestas, los adornos y procesiones con velas, música y pirotecnia. La industria turística se alimenta de la creencia como sucede año atrás año, y pasada la pascua, son otras vacaciones las que se apagan sin fructificar, llevando al hombre en un círculo en el que el tiempo se pierde sin aprendizajes.

Mientras tanto, las horas del día siguen su curso, el tiempo sigue su cauce, del mismo modo como Parravicini grafica, en el ocaso de los tiempos: “La hora diez, trae el comienzo del fin. La hora once el fin sin fin. La hora doce el fin del fin. ¡Hasta el principio!” (1972).

Es la hora del Hombre Nuevo, que trae desde su pensamiento la conexión espiritual con el centro de la galaxia, la Espiral Azul, el torbellino de Consciencia que brota de él mismo sin extinguirse jamás. El hombre que buscó hasta encontrar el libro y desatar sus sellos, el mismo libro que con su mano toma del lomo, señalando hacia adelante: es la llave para avanzar al Tercer Día o Cuarta Dimensión. Es por tanto, el Conocimiento Dorado que eleva el espíritu, fortifica la mente y hace que el hombre conquiste su propia alma. “Es peligroso escuchar y recibir y después  desechar, porque si alguna vez oísteis la parábola de los talentos, a ese tanto por ciento se os cobrará a cada uno cuanto ha recibido.Por esta razón os decimos buscad lo bueno, las cosas que elevan el alma fortifican el espíritu y estructuran la mente. Porque vosotros que recibís y que no guardáis, pierden la más bella oportunidad que se os brinda, la duda quebranta el espíritu y mata la mente…” (Mensaje Pleyadino).

El día avanza en esta Pascua del fin del siglo, que no es la que se celebra en un fin de semana de alcohol, chismes, comilonas o festejos, sino el proceso de Resurrección del hombre Nuevo que se da a partir del 21 de diciembre del año 2012.

El tiempo avanza, transcurre paso a paso y en las personas muchas preguntas siguen sin ser respondidas, carecen del conocimiento que la profecía anuncia llegando ahora. Las respuestas no llegan, siguen las dudas y cavilaciones, se desgasta la energía y se quebranta el espíritu. Pocos son los que aprovechan las valiosas horas, el tiempo precioso en que se pregona la Gran Verdad que llega al hombre humilde, el que supo escuchar, porque  “no todos los hombres pueden ser poseedores de esta riqueza, no todos los hombres pueden permanecer en ella”.

Porque eso mismo fue lo dicho por Jesús hace 2000 años, que no todos alcanzarían a ver la Verdad, “EL PREMIO DE LOS 7 PREMIOS”, aun en estas horas en que Parravicini dice que comienza a manifestarse en Latinoamérica: En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños” (Lucas 10).

Es en la hora final de la que habló Parravicini, la hora donde se entregan las vestiduras a los intrépidos, a los que persisten y se visten de amor. Tiempo que entrega el Conocimiento a quien realmente se hace merecedor de él, quien escucha humildemente, llega hasta el final, y ve sus pasos anteriores, sin deseo de volver a caminarlos en vano. Porque eso mismo fue lo dicho por Jesús, el Anciano de los Días, cuando puso en evidencia las vestiduras de los hombres: “Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad” (Marcos 13).

Y muchos pueden hablar en esta HORA, porque escucharon el mensaje como niños, fueron odres nuevos donde se colocaron las aguas de vida, mientras que los otros, cayados frente a los acontecimientos y sin frutos, rechazaron lo que les fue dado, se quedan mudos y se hacen sujeto tácito del carnaval que desfila con fuerza en estos últimos tiempos de humanidad, desbordada de emociones, vanidades y deseos de pasiones sin límites.

El Carnaval de la Hora Sexta

En la Pascua norteña se inician las procesiones, los ayunos y los pedidos de progreso al dios de la materia. Unas semanas atrás, sin embargo, la zona se vistió del Carne-a-Baal, donde las mismas personas que ahora en la pascua cargan la virgen, ayer se disfrazaban de demonios y se emborrachaban con el alcohol pagado, en esta ocasión, por los fondos del Gobierno Nacional.

Lo que antes era festividad por la cosecha y agradecimiento a la tierra, se convirtió en el deleite sensual y material, en días continuados de vicios y violaciones mentales y físicas de los cuerpos convertidos en objetos frenéticos que desfilan en las carrozas bendecidas por el agua bendita del párroco local. “Si la careta del perenne carnaval humano cayera, se vería el llanto, tristeza y hasta desesperación. Si ella cayera y los rostros se enfrentaran en sinceridad, se terminaría la reyerta diaria, el encono preconcebido, los dilemas por odios de clases, y hasta verían a Dios. Si la cereta perenne del carnaval humano cayera, el mundo sería mundo en consolación, porque si ello sucediera rodaría el mal que les disfraza y tiraniza. El mal que les enceguece y marea. El mal que les hunde y divierte, el mal que les llevará a la condenación.  Si la careta cayera, verían al justo en salvación y sabrían…” (BSP 1972).  

Son las tinieblas que comienzan a cubrir las mentes, a desbordarlas y conducirlas por los vagones de un tren que descarrila y que cae irremediablemente al abismo de la segunda muerte. Comienza la oscuridad, como se dijo en tiempos de Pascua hace 2000 años, para ser entendido hoy: “Desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena” (Mateo 27). “Llega el mal a la Tierra; el 66 será clave del principio del final. Aprestaos que el tiempo es corto y la humanidad ciega”. (BSP 1937)

Es la profecía de Solari Parravicini la que grafica con claridad la oscuridad y tinieblas que llegan en la sexta hora sobre el hombre, cuando para la humanidad se inicia el tercer escalón-Día de Creación, que es este 21 de diciembre. A partir de allí, el mundo comienza a rodar hacia abajo, cae sin remedio, dejando la posibilidad de seguir subiendo hacia un nuevo estado de consciencia.  El mundo rueda hacia su tumba, en el momento de la Hora Sexta: “Hacia la muerte irá el mundo desde el 66, por no haber conocido al hermano vegetal, ni mineral, ni al pensante de la profunda tierra, ni al viajero interplanetario que anunciará el Caos y no se le comprenderá” (BSP Sin fecha)

La Hora Sexta que en el oriente marcó el momento de crucifixión del hombre.Entonces Pilato, oyendo esto, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en el lugar llamado el Enlosado, y en hebreo Gabata. Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey! Pero ellos gritaron: ¡Fuera, fuera, crucifícale!” (Juan 19).“El guerrear en Oriente sin descanso dará la pauta del final de finales el 66. El 66 el hombre se mirará en el espejo del final y querrá morir mas no podrá, la explosión llega a las Antillas y…” (BSP 1938).

Y la tribulación se inicia sobre las Américas, se extiende por 5 meses, sin dañar los cultivos ni los sembríos, ya que es el remanente final de la humanidad que debe preservarse para cuando la hambruna haga estragos sobre las poblaciones del mundo. 

Es la guerra en las Américas, cuando comienza el Caribe a incendiarse y a cubrir la tierra de penumbra bajo la hora sexta de la última Pascua que contempla la humanidad. “Estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo” (Mateo 27). “Sordomudo el mundo será en el 66, entonces en América latina se levantará el caos que luego se extenderá al mundo que no escuchó. Sucumbirá la humanidad en luchas”. (BSP 1935).

Pero es también La Hora del gran mensaje, como la profecía de los 9 tiempos marcó:Se revela en tiempo de guerra el Gran Mensaje”, a lo que Parravicini refuerza “La Nueva Cruzada comenzará en los humos. Tres serán y tres serán sus etapas: ¡Cruz Orlada! ¡Amor en Amor! ¡Y Cristo! (BSP 1972). De modo que comienza a ararse la tierra con fuerza en el momento que el mundo se incendia, como el gráfico de Parravicini lo muestra, cuando las personas que traen designio aran unidas la tierra, no se fragmentan porque traen un mismo pensamiento –Espiral y esa es su esencia y prueba de que pertenecen a la Eterna Verdad.

La Hora Sexta, tiempo donde lo mejor de la Humanidad comprende que antes solo fueron aguas amargas las que bebió, aguas de muerte del dios de Jacob, como quedó graficado en el símbolo de la Samaritana hace 2.000 años: “Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?  Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla” (Juan 4).

Llega el tiempo de la Verdad del agua de vida, cuando la Humanidad toma consciencia de lo que está viviendo, descubre su amargura, y da el salto hacia las fuentes de Vida. Porque antes de eso fue solo vinagre lo que bebió el hombre de esta tierra, aguas de muerte y crucifixión en la cruz de los 4 poderes del mundo: Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. Y al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber. Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle. Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu” (Mateo 27).

Así con el vinagre del mundo se cierra la hora novena, la amargura de lo que parecía ser la Verdad y no lo era, porque sus conocimientos mantenían al hombre en la apatía, la ignorancia, el orgullo y el egoísmo, y es entonces a partir de la hora 10 que comienza a morir definitivamente el hombre viejo, deja de beber la cicuta del mundo, la amargura espiritual que es la muerte física expuesta en el símbolo de la Samaritana, y comienza la hora de la resurrección. Es la Verdad que también traen los Dos Testigos del Apocalipsis 11, los dos olivos que sacuden al mundo, lo agitan desde su base, como Parravicini grafica y expone en la Hora Diez: “¡Ruidos en los hombres!”.

“El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos. Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios. Le oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a Jesús. Y volviéndose Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Maestro, ¿dónde moras? Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora diez” (Juan 1).

Así llegan las horas finales del mundo, cuando unos pocos despiertan de su letargo, cuando el arar constante e incansable de los Justos, saca lo mejor de la tierra, hasta ese momento improductiva y estéril, como también el profeta Daniel expuso para el final de los tiempos “Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados”. Llega la Hora de la Hora donde la Verdad hace que el hombre se reencuentre consigo mismo, cuando recupera y restituye la existencia del Creador en el interior de su ser. Mas la Hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en Espíritu y en Verdad es necesario que adoren” (Juan 4).

Llega la Era Nueva de la Hora Doce, el Gran Parto Espiritual, corriendo como tiempos en el interior del hombre. Con ella llega a su fin la sumergida humanidad caduca, inservible, a la que debió borrársela definitivamente, para implantar al “hombre dios”, al hombre del futuro, hombre verdad. Sin el “ñoño” Amor, sin el tonto apego al prójimo, sin el mañana estúpido. ¡Tan pregonado! y sin el ayer caótico, para imponer… el yo, en ¡el hoy!” (BSP 1969).

La campana está tocando las doce. Ha llegado ya la medianoche de los tiempos. Las distintas eras son concebidas en el vientre de la naturaleza; son engen­dradas y nacen llenas de gloria cuando sale el sol, y cuando el sol de una era se pone, esa era se desintegra y muere” (Evangelio de Acuario).

 

Por los caminos del Inca

Desde las costas peruanas de desiertos incansables, los caminos se hacen cuesta arriba, trepan por los andes, hasta llegar al ombligo del antiguo mundo andino, la ciudad de las puertas del sol y del Tahuantinsuyo, la dormida Cusco.

Los turistas, al igual que unos años atrás, siguen recorriendo las calles y avenidas de esta ciudad donde se cruzan los trazos coloniales e incaicos. Así a la vista, aparece el Templo del Sol que sintetiza esa idea, mostrando las piedras de pulido perfecto por debajo, y encima el trabajo más rústico e imperfecto hecho después por orden de los españoles. La construcción incaica es tan compleja y misteriosa, que los túneles extensos  que unen varios kilómetros desde el Qorikancha hasta Sacsaihuaman, que viajan por debajo de la ciudad hasta destinos desconocidos, permanecen cerrados por orden de los religiosos locales. Tampoco sorprende ver en el Qorikancha, a varios israelíes midiendo el templo más importante del mundo andino, cuando cada día está más próxima la destrucción de la mezquita y la reconstrucción de su sucio tercer templo de Salomón. De modo, que el conocimiento utilizado en las construcciones sudamericanas es lo que vienen a buscar, en esta ocasión, los mismos judíos.

Tampoco sorprende que hoy podamos visitar el Qoricancha gracias al acuerdo suscripto entre el vaticano y el estado peruano, ya que este antiguo recinto es propiedad de la santa sede, y ya no de los habitantes de estas tierras. De modo que el verdadero nombre es el convento de Santo Domingo del Cusco, y el dinero para cubrir el costo de la entrada va a parar finalmente a las arcas de Roma.

Los trazos sobre Cusco muestran que la integración del mundo andino nunca llegó a darse, porque siguió prevaleciendo el sentimiento local. Los pueblos se identificaban con su pequeño núcleo y no tuvieron conciencia de ser parte del todo. La imposición tarde o temprano genera división, y esta como siempre es aprovechada por unos pocos, manteniendo y extendiendo cada vez más esa parcelación.

En el Templo del Sol, como vestigio de la antigua cultura que habitó estos andes, queda el dibujo realizado por Joan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamayhua, cronista indígena descendiente de los antiguos incas. La imagen, dibujada alrededor del año 1613, resume el esquema de la Cosmovisión andina del Qoricancha en la época incaica.

Así, arriba de todo, en la cabeza del ángulo, aparece la cruz de los cuatro elementos. Son también a la luz de la profecía, los cuatro custodios del centro, el trono donde se manifiestan las humanidades progenitoras del hombre terrestre: Alrededor del trono, había cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás” (Apocalipsis 4:6). Ojos que observan constantemente todo lo que sucede en nuestro planeta.

También aparece como mensaje central el Huevo Cuántico Original, como útero infinito de las creaciones universales. Con El Inti a su izquierda, constantemente representado como linaje del sol, y la luna a su derecha, como representación de las dos fuerzas, masculina y femenina que se unen en su esencia espiritual para dar forma al Huevo, como Pensamiento que se cristaliza en cascaron. De modo que allí sol y luna representan energía y fuerza espiritual, que lejos de la carne y la materia, dan luz el nuevo ser, que fusiona las cuatro Razas –cruz del Sur-, que aparece más abajo, como proyección del pensamiento de las Cuatro Criaturas-constelaciones del Apocalipsis 4, quienes dan cuerpo al humano de este planeta, extendiéndose como el Tahuantisuyu, que son los cuatro horizontes unidos ente sí, los cuatro puntos cardinales, Norte, Sur, Este y Oeste y las 4 razas originarias del planeta tierra. Dentro del Huevo, hacia la derecha, aparece el cristal-Cristo interior, corazón.

Debajo del Sol se muestra “Chazca”, en quechua “estrella crespa” o “estrella grande o brillante”, que designa al planeta Venus de la madrugada. Justamente, el planeta Venus en la cosmogonía Inca era sirviente y acompañante del sol.

Debajo de Venus aparece “Sucsu”, nombre dado a las “Pléyades”, estrellas a las cuales se les dedicaba una gran ceremonia porque ellas cuidaban las cosechas y las protegían de las heladas. De este modo se entiende lo dicho por los navieros azules a un contacto en la década del 70, cuando afirmaron con seguridad: Somos emisarios de las Pléyades, los mismos que les dimos instrucciones y conocimientos a los Incas y otras razas”.

Debajo de las Pléyades se hace presente “k´uychi en quechua “arco iris”, que justamente era emblema de la dinastía Inca. “He aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina (Cristal); y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda” (Apocalipsis  4).

A la izquierda del Arco Iris, aparece “Illapa choque illa” que significa “Luz de resplandor dorado”, se lo representa como el agua que se derramaba sobre la tierra desde la Vía Láctea (río celestial), que es el camino trazado por el Espíritu del Universo.

Por debajo del Arco Iris aflora CAMAC PACHA, en quechua “madre tierra” o “madre productora”, venerada en los Andes hasta hoy como Pachamama. De ella, a su vez, brotan las aguas que alimentan el espíritu del hombre, el río “Pilco mayo”, que en quechua significa “río de muchos colores”, símbolo mal interpretado por los investigadores ya que en su creencia lo suponen el cauce desaparecido de algún curso de agua. Estas son las aguas de Vida, las que elevan al hombre en su sabiduría, las que alimentan su Espíritu, aguas que son continuación en la tierra del río celestial desde el Centro de la Galaxia.

Por eso mismo, debajo de este río de aliento, aparece uno de los símbolos más importantes que nos muestra este esquema de Cosmovisión incaica. Elemento desconocido por los antropólogos e investigadores, quienes quedan consternados ante estos 7 círculos que por falta de conocimiento espiritual, no atisban a interpretar. Son los “Imaymana Ñaocoraycunap Ñauin” que en lengua quechua significan “ojos de todo género de cosas”. Los 7 ojos, templos del ser, que van por toda la tierra como memorias de aprendizaje de Consciencia, ojos que transitan por los caminos recogiendo la Verdad y desechando la injusticia. “Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos” (Apocalipsis 5: 6). Éste es uno de los descubrimientos más grandes dentro de la cosmogonía incaica y con el paso del tiempo quedará en evidencia.

Así, el dibujo incaico nos lleva al Hombre y Mujer, por debajo de la cruz. Son las dos naturalezas del hombre, varón y hembra, las dos fuerzas que dan vida e identidad de encarnación en el sendero de aprendizaje.

A la derecha aparece “Mama Cocha”, el lago Titicaca, lugar de origen del hombre y de la antigua civilización que permanece escondida en lo profundo de sus aguas. De ella mana un manantial, “Pucyo”, que es el remanente de aquella cultura que desembocó en nuevas fuentes de agua de encarnaciones y de continuación de la Vida humana en el planeta.

Luego emerge el “Mallqui”, en quechua árbol, que es un elemento presente tanto en los andes sudamericanos como en la península de Yucatán. El árbol de la vida, y de la inmortalidad, el árbol de la resurrección y fin de la muerte. Camino por el cual unos pocos comienzan a transitar a partir de este 21 de diciembre de 2012.

Y al pie del dibujo, por último, aparece con forma de una red, “Collcampata”, que en quechua significa nuevamente la Constelación de las Pléyades, en este caso como enviados a sacar la mejor pesca de las aguas amargas. “Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 13).

 

A las Orillas del Titikaka

La Voz de la profecía nos lleva hasta la ciudad de Puno, donde el clima se hace frío y la humedad constante. Ahora, el lago Titicaca resalta más por los Uros que por su paisaje, ya que estos nativos en sus islas flotantes sirven de atracción inmejorable para los turistas que transitan aquella zona, visitando y escuchando sus canticos, en esta oportunidad en quechua, español y sorpresivamente hasta en ingles. 

Para sorpresa de puneños, un pintor argentino llamado Parravicini, ha hablado con insistencia del altiplano, de Sudamérica y de una antigua civilización hundida en el gran lago. El sentir espiritual es distinto aquí en las sierras que en la costa peruana, y la sorpresa en las personas es de una profecía que habla con insistencia de una fuerza desconocida, enorme, escondida en esta altas tierras de los andes peruanos-bolivianos.

Así el altiplano se respira, su oxigeno es bombeado en sístole y diástole por el corazón y transportado por la sangre hacia todas las extremidades del cuerpo. De modo que el corazón del hombre es impregnado con esa energía, con esa fuerza que agiganta el pecho en valentía, como también el himno argentino pareció describir. Y así, el sentir de muchos seres se conmueve en estas zonas aledañas a las arcaicas ruinas de Tiahuanaco, como ocurrió en 1811, en los albores de las revoluciones americanas, cuando el general Castelli partió desde Buenos Aires con una caravana de mulatos, indios y criollos, llevando la voz emancipadora al centro espiritual desde donde emergieron las culturas. Como quedó escrito en la pluma de Ricardo Rojas para que sobreviva al olvido al que fue supeditado este acontecimiento:

“Desde lo alto de aquellas rocas mutiladas, que fueron trono de la vieja dinastía y ara del viejo culto, proclamó Castelli, ante las tribus y legiones de la patria, la liberación del territorio y la igualdad de los Nuevos Hombres americanos que venían a continuar, en la historia, la interrumpida historia del indianismo.

La legión emancipadora, que a raíz de los sucesos de mayo partiera de Buenos Aires, hallábase un año después en la frontera norte del virreinato. Acampaba a la sazón en Laja, había jornadeado la vasta zona del Desaguadero, recibiendo en los pueblos el apoyo de los cabildos provinciales o la adhesión de los curacas bolivianos…

La proclamación de la igualdad argentina en las ruinas de Tiahuanaco es el acto más lleno de teatral indianismo que haya consignado la historia de nuestra emancipación. Eran aquellas ruinas el monumento más prestigioso de la arquitectura quechua. Los indios de las inmediaciones le atribuían una data preincaica y un origen divino (…) La triple muralla del Cusco construyéronla los Incas sucesores a imitación de los muros de Tiahuanaco; pero éstos fueron alzados por manos sobrenaturales en una sola noche.

En torno a aquellas ruinas se congregaron el 25 de mayo de 1811 las tribus y las legiones de la patria. Formaban la democrática legión, vestida de chiripas y armadas de tercerolas y lanzas, los gauchos, negros, cholos, mulatos, pelones de las campañas y artesanos de las ciudades. Y engrosaban la muchedumbre, encrespando los suaves collados, todos los pueblos montañeses que, al mando de sus curacas y caciques tradicionales, habían prestado acatamiento a la Junta de Buenos Aires. Convertidos al cristianismo pero indígenas puros en su mayoría, veían al representante como a un restaurador de la antigua vida indiana, pues no otra cosa significaba para ellos la revolución, al oírla alzada contra los amos extranjeros que asesinaron a Atahualpa. Bajo sus ponchos decorados por figuras geométricas al estilo de sus huacas arcaicas o sus piedras míticas, aquellos millares de indios traían sus hondas y sus chuzos para ofrecerlos a la revolución.

¿Acaso eran los indios en la simplicidad de su patriotismo territorial, los que mejor sentían la emoción de aquel instante y la sugestión de las ruinas cercanas inmóviles en su altura de gloria? (…) En medio del silencio que engrandecía a los hombres y las montañas, arrastrado por su lirismo, el representante del gobierno argentino libre proclamó la igualdad de los que allí lo oían”.

Por la zona, los nativos del Collao, decían que el pueblo Tiahuanaco estuvo en el centro del mundo, y que de esta civilización habían salido los hombres que comenzaron a poblar la tierra después del gran diluvio que estremeció al planeta. También es sabido de los hallazgos de huesos humanos de tamaños gigantes, y de la gran riqueza de joyas y oro que había en esta zona, incluso hasta la llegada de los españoles, quienes se encargaron de saquear hasta los mismos cimientos del valle donde descansan hoy las ruinas. En la actualidad las mejores piedras pulidas sirven de sustento a las casas de algunos pobladores y a la iglesia principal del pueblo. En el lugar, la cruz andina, la puerta del Sol y la estatua de Wiracocha sobresalen sobre el resto de las edificaciones, ésta última como representación material de la divinidad. El principio Creador, escapaba por su extrema grandeza a la percepción de los sentidos, ya que estaba presente en todas partes.

En tiempos de Wiracocha

Fue tiempo y tiempos atrás, antes de que los incas reinasen. Hacia mucho que las gentes esperaban la aparición del sol, padeciendo mucho por eso, y en el medio de sus plegarias y oraciones, emergió de los profundo del Lago una luz como el sol resplandeciente con el que todos se alegraron. Y luego de esto, hacia las partes del mediodía, apareció un hombre blanco, el cual en su aspecto y persona mostraba gran autoridad y veneración, y este varón, que así vieron tenía gran poder, llamábanle Hacedor de Todas las Cosas Creadas, Principio de Ellas y Padre del Sol. Cuentan que dio ser a los hombres, animales y plantas, y que él fue obrando hacia al norte, haciendo todas esas maravillas, caminando por los andes hasta que nunca más lo volvieron a ver.

Viracocha dio ordenes a los hombres de cómo debían vivir. Cuentan que les hablaba amorosamente, con mucha mansedumbre, amonestando a las personas para que fuesen buenos y los unos a los otros no se hiciesen daño ni injuria, antes bien, amándose y que en todos los casos hubiese caridad.

También cuentan, que cuando Viracocha apareció primeramente, se enfrentó contra unos hombres y su señor que habían generado mucho daño, convirtiéndolos en piedra. A partir de ahí, Viracocha mandó a otros viracochas, que buscasen los hombres en las cuevas, montañas, ríos y cerros. Y así partieron estos viracochas, como mensajeros, llamando en cada lugar, así como llegaban, en voz alta: “Salid ustedes y poblad esta zona que está desierta, porque así Ticci Viracocha quien hizo el mundo, mandó que hiciesen”.

Y así como eran llamados, los hombres salían de sus guaridas y comenzaban a caminar al lugar asignado. Fue de ese modo que los viracochas iban por los caminos llamando y sacando a las gentes de las cuevas, manantiales y altas cumbres, y poblando la tierra hacia la parte donde el sol sale, mientras que otros viracochas hicieron lo mismo hacia la tierra del sol poniente.

En una oportunidad cuentan que unas gentes, a la llegada de viracocha, salieron con armas para matarlo, y éste hizo que cayera un fuego del cielo, el cual asustó a esos hombres que tiraron sus armas desechando la violencia, reconociendo a viracocha y atendiendo su llamado.

Cuentan, por último, que los viracochas tomaron dirección hacia el mar, caminando sobre las aguas como si fuese tierra, desapareciendo paulatinamente en el horizonte. Finalmente, en la zona cercana al Gran Lago regresó la calma, y sus misterios quedaron sumergidos nuevamente en las heladas aguas del altiplano y no se volvieron a sentir nuevos pasos sobre su superficie.

Pero hoy, desde el sur en esta Pascua, con el faro del Titikaka a la vista, varios son los que comienzan a caminar sobre las aguas de las naciones del mundo, sin hundirse en los pensamientos mundanos, sin dudas ni vacilaciones, porque toda duda que queda sin resolver, es hundirse de nuevo en las aguas profundas del programa 666. “Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” (Mateo 14).

 

Caminos del Titikaka

(Abril del 2009)

 

Cuando los errores pasados,

son lágrimas de la noche.

Y los trazos sobre el lago,

son enigmas para los cielos.

 

Encontrarse con uno mismo,

es sonreír a la incertidumbre.

Así, dicen los amantes

de los caminos:

 

“Somos brotes de Eucaliptos,

injertos en otras tierras.

 

Parajes lejanos quedaron atrás;

Buscamos los nuevos para adornar.

 

Absorbemos la lluvia, el frío y el sol,

Perfumamos el alma con austeridad”

 

¡Árboles que caminan

arrastrando esos errores!

 

Cuando el camino se abra

y los pasos se distorsionen,

las equivocaciones pasadas

serán cortezas sobre los suelos.

 

Y los destinos cruzados

serán islas enfrentadas.

Allí, donde sol y luna

abracen el mismo cielo.

 

 

El Joven que camina con la mochila en su espalda

Desde la quebrada donde los bosques se visten de espinos

 Abril del 2012

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mensaje Orlado Nº 11

Ríos desde el Ecuador

 

Del Río de La Plata a la Patagonia a dedo; de allí sin descanso cruzando los Andes y arribando a Santiago, siendo ésta la última capital antes de adentrarnos en la larga ruta costera que atraviesa la parte superior de Chile. Mientras viajamos hacia el norte el clima se va secando y pronto hace aparición el desierto más inhóspito del mundo: Atacama. Son miles de kilómetros donde la aridez reina; donde las aguas gritan basta y ya no llegan a las tierras; donde el mar y su brisa húmeda le dan la espalda a las costas como si un enojo antaño aún perdurara en sus aguas.

Así, cual escenario de una antigua guerra, la costa peruana guarda en sus entrañas los restos de antiguas y milenarias civilizaciones que un día desaparecieron, y dejaron sus fragmentos como un aviso para el hombre, de que en este planeta todo tiene su tiempo y su espacio, y que a la soberbia y las obras del orgullo del hombre les llega su final y quedan sepultadas bajo la arena, hasta que el viento y los elementos hacen olvidar de ella todo vestigio.

Pero más al norte, la arena de nuevo muestra señales de vegetación, hasta que el paisaje se viste de platanales y fincas que lo cubren todo de verde. Hasta el centro del mundo se hacen 5 los días de viaje en total desde la Patagonia, y ahora Ecuador nos muestra sus sierras y su belleza, hasta que asoma Quito, donde en el pasado se asentó la parte norte del Tahuantinsuyo.

En Ecuador la lluvia se hace presente, no se detiene y cabalga por las pendientes hasta convertirse en arroyos y lagunas. Pero ahora, del agua que se junta en el centro del mundo comienzan a brotar ríos que viajan hacia toda la América. Aguas vivas que se bifurcan e inundan todas las tierras del sur y del norte.

Pero en Ecuador, también aparece la figura del Chimborazo, el volcán más alto de la zona y el punto más alejado de la tierra y por ende, el lugar terrestre más cercano al sol. Avanzamos en grupo desde Riobamba hasta sus cumbres para sentir su  altura y su fuerza. Y cuando la camioneta se dispone a entrar a la ruta, una falla en el motor nos detiene con sorpresa. Nos demoramos en reparar el daño, pero enseguida mediante un empujón, volvimos a avanzar hacia el destino. Cuando el camino entró en una pendiente pronunciada, el motor volvió a fallar dejándonos detenidos y sin posibilidad de empujar para adelante.

La espera se hizo larga, el motor parecía ahogado, y ya algunos comenzaban a desistir de tal empresa. Pero insistiendo y con paciencia, la camioneta volvió a arrancar. Y así, el viaje accidentado, de a poco nos fue dibujando la figura del volcán, que asomó por vez primera entre las nubes que lo vestían tímidamente. En ese momento, cuando el destino se aproximaba, la camioneta pinchó un neumático y nos encontramos nuevamente, por tercera vez, demorados en la ruta. Pero el Chimborazo allí estaba, y se sentía aquel poema, aquel mensaje inmortalizado en el símbolo del Delirio, en el cual se dijo en palabras del Anciano de los siglos…

«Yo soy el padre de los siglos, soy el arcano de la fama y del secreto, mi madre fue la Eternidad; los límites de mi imperio los señala el Infinito; no hay sepulcro para mí, porque soy más poderoso que la Muerte; miro lo pasado, miro lo futuro, y por mis manos pasa lo presente. ¿Por qué te envaneces, niño o viejo, hombre o héroe? ¿Crees que es algo tu Universo? ¿Que levantaros sobre un átomo de la creación, es elevaros? ¿Pensáis que los instantes que llamáis siglos pueden servir de medida a mis arcanos? ¿Imagináis que habéis visto la Santa Verdad? ¿Suponéis locamente que vuestras acciones tienen algún precio a mis ojos? Todo es menos que un punto a la presencia del Infinito que es mi hermano…»

Se cambia el neumático, y avanzamos decididos a llegar a su cumbre. Estábamos ahora a unos pocos kilómetros de la entrada cuando la camioneta se rompió por última vez. Fueron cuarenta minutos de espera y nada. Ya el carro había decidido su destino: no iba a llegar al Chimborazo. Así que recurrimos a hacer dedo a un camión que transportaba piedras, para que nos acerque los kilómetros faltantes. De ese modo llegamos a las partes nevadas en sus alturas.

El frío cerca de la cumbre era constante. Las nubes lo cubrían todo y no dejaban ver más allá de algunos metros. En el suelo las rocas volcánicas se dejaban ver ente la nieve, y me acerqué a juntar algunas. Había cuatro colores distintos de piedras y en el momento, mientras juntaba una de cada color, apareció otro símbolo. Las piedras volcánicas del Chimborazo eran de cuatro colores: Rojas,Negras,Blancas y Amarillas.  No había otro color aparte de esos. Así entre su nieve, entre sus aguas congeladas que alimentan los cauces que van al mar, el Chimborazo nos transmitía en sus piedras su verdad.

Y así como el escudo de Ecuador lo narra, descendimos con sus deshielos, bajamos con sus aguas que se engendran tan cercanas al sol, hasta el río guayas donde descansa al calor tropical la ciudad de Guayaquil.

Dejándonos llevar por las aguas entonces llegamos a las costas, mientras observamos en el cielo el relato Apocaliptico: “Y estalló guerra en el cielo…”, mientras se recitaban esas palabras, llegaron noticias desde las calles . Los transeúntes se abarrotaban en las veredas del centro mirando hacia arriba: se veían luces verdes y azules en el cielo, como rivalizando y disparando fogonazos. Había movimiento allí, mientras las nubes también acompañaban a las luces. Las personas observaban sin entender, muchos señalaban, mientras algún personaje extraño se acercaba para dispersar sin éxito a la gente. Había una guerra en el cielo, manifestándose antes la mirada de la gente en las calles de Guayaquil en aquella tarde.

Ese fue el último recuerdo antes de volver al sur y adentrarnos en el gran desierto que volvía a abrirse ante nosotros.

Hacia el Perú

Ya en Lima la arena se transforma en cemento, y el “árido” ahora es el mundo de las grandes capitales, donde viven las personas atiborradas buscando el dinero para mantener con vida sus proyectos individuales. En Lima el clima es extraño: las nubes suelen cubrirlo todo, pero sorpresivamente nos cuentan que la lluvia jamás llega.

En Perú la sorpresa es que se despierta la tierra. En esos días un fuerte sismo sacude a Ica dejando más de 120 heridos, y días después caminamos por el puente de la parte céntrica de Lima, cuando el suelo comienza a sacudirse de un lado a otro. La gente se ríe y se burla, caminan jocosos como si fuese una diversión más. No comprenden que desde el 70, pasaron 40 años sin sismos en la capital y que ahora la tierra de nuevo está despertando. Porque el último tsunami que sufrió la ciudad llegó varias cuadras adentro, y oímos una profecía que augura que el próximo llegará hasta la catedral de la Plaza de Armas. Por eso, ya se comienza a sentir que Lima sufrirá un fuerte terremoto en el próximo tiempo porque ya no hay excusas. El 2012 comienza a mover los cimientos de la tierra, las aguas comienzan a caer con fuerza, y la temperatura en algunas ciudades “quema”, mientras en otras desciende precipitosamente.

Frio en el Frio – Frio: El Amargo éxodo

En Europa, la ola polar que empezó en enero del 2012 y ya ha cobrado la vida de más de 600 personas, y ha generado daños en varios países, que, a la luz de la profecía, son irreversibles. Así en el comienzo del 2012, el hombre comienza a congelarse, el clima ya no es el de antes y el cuerpo se resiente y muere. Entre los países más afectados se encuentran:

Ucrania, en donde se han presentado bajas de -33 º, el balance de muertos asciende a 135, la mayoría sin hogar, que fueron encontradas congeladas en la calle. En Rumanía alrededor de unas 60 mil personas se hallan completamente aisladas por el frío. En Polonia las víctimas ascendieron a 82 personas. En Rusia, la ola de polar ha cobrado la vida de 46 personas y las temperaturas han descendido hasta los -28,5º, mientras que en Alemania, se registraron temperaturas de hasta -28º. República Checa y Hungría contabilizan más de 40 víctimas. En los Balcanes se alcanzó la cifra de 37 muertos por las bajas temperaturas. En Italia se han presentado 40 muertos y cientos de poblaciones han quedado incomunicadas. En Roma -por la emergencia- se han movilizado 6 mil personas, entre agentes de policía y de la Protección Civil, bomberos y voluntarios. En Francia, donde la ola de frío ha causado cuatro muertos, hay un aviso de alerta por riesgos de cortes eléctrico por el elevado consumo. La ola de frío polar también ha llegado a Inglaterra en donde se ha presentado temperaturas de hasta -18º. Las autoridades han declarado la alerta por hielo. La ola de frío polar también llegó al norte de África, haciendo aparecer nevadas hasta en el desierto del Sahara. A su vez, el temporal ha afectado a Argelia con tormentas de nieve y ha causado 16 muertos y 120 heridos.

Llega EL FRÍO, que cala los huesos y le demuestra al hombre que él no es dueño de nada, y que nadie puede esconderse ni pensar en refugiarse cuando el mundo entero está cambiando. Así lo escribió el colombiano Rojas Galvis, anunciando con anticipación lo que comienza a asomar hoy en el norte Europeo:

“LA NATURALEZA SE REBELA HACIENDO VÍCTIMA A LOS PAÍSES NÓRDICOS”

Las preguntas vuelan de gobierno en gobierno. Los peregrinos son millones. ¿Qué hacer con CASOS millones? Se inicia el amargo éxodo. Los campos y las ciudades van quedando solos. Muchos se aferran permaneciendo allí, soñando con la esperanza que el clima vuelva a su normalidad. Mas es inútil. Y los que se aferran observan que sus fuerzas van mermando, y antes de dejar su tierra prefieren quedarse, hasta que ella misma los acoge en su seno en medio del lacónico silbar del viento.

¿Habían pensado alguna vez en dejar esas naciones para marcharse a unas más lejanas? ¡Nunca! Pero el capricho e insolencia del hombre hace que la naturaleza se vuelva contra él. Es ahí cuando descubre que no es dueño de nada y su sentido de posesión se ve claramente quebrantado. Y la tierra de los hermosos tulipanes también es invadida por el mar. Las grandes conquistas que el hombre creía haber conseguido van siendo devoradas por las aguas violentas, que destruyen todo a su paso. Y el conquistador observa que está siendo conquistado, mezclándose en su mirada ‘la tristeza, el temor y la sorpresa. Los vientos fuertes corren velozmente, sobre las verdes campiñas. El cielo azul se toma turbio, los árboles pierden sus hojas, quedando sus brazos extendidos hacia el cielo, en actitud de una silenciosa súplica. Los diques se van al suelo. El lodo resume de la tierra, haciendo que el hombre con ojos desorbitados, observe los dramáticos cambios. Hacia el occidente, junto a la Península Ibérica, las inmensas viñas van siendo destruidas por grandes heladas…

La mucosa nasal se afecta tanto que las personas tie­nen que recurrir a respirar por la boca, causa por la cual las impurezas y el frío del aire pasan con mayor facilidad a los bronquios y a los pulmones. Esto ocasiona la mayor parte de los decesos. El cuerpo médico lucha denodadamente por lograr vencer el terrible flagelo. Pero se da cuenta que los esfuer­zos son infructuosos, encontrándose los hospitales cada día más atestados de pacientes moribundos. La situación se hace insoportable.

Las calles se van tornando desiertas y silenciosas. Las fuertes ventiscas aumentan. Los colores de las más hermosas flores se van tiñendo de gris al contacto con el agua enrarecida. La voz de alarma suena como un lacónico clarín que anuncia terribles noticias: LOS HABITANTES DE LOS PAÍSES ESCANDINAVOS TIENEN QUE SER EVACUADOS HACIA OTRAS NACIO­NES. TRUENA LA NOTICIA EN TODOS LOS PERIÓDICOS DEL MUNDO.Comienza un conflicto más para Europa. ¿Hacia dónde los podrán evacuar?” (Profecías Trascendentales, Rojas Galvis, Ediciones Hombre Nuevo, México. 1980).

“El hielo es hielo”, y con el fuerte frío comienza el amargo éxodo. Es el tiempo también del gran parto, cuando Latinoamérica comienza a transformarse en hogar mundial. El hombre nuevo comienza a brotar de su propio pensamiento, como lo dibuja Solari Parravicini en 1972. Por eso, la migración llegará al único lugar que puede albergar tanta gente: América del Sur. Continente que debe comenzar a organizarse. Y cómo lo hará, si no hay un orden para que las tareas no se superpongan y devengan en más caos. Cómo lo hará si no hay gente preparada para recibir tan aluvión de gente. Dónde pueden adquirir las personas la valiosa experiencia para guiar a los que lleguen, a la conformación de un gran Remanente. Pero ahí están los sensatos, los que aprovecharon este tiempo como oro refinado, para ganar LA EXPERIENCIA, “El real iluminado deberá aprender con su verdadera experiencia, que debe dirigirse hacia un lugar determinado y saber por qué está ahí y en dónde no debe estar” (L L). La verdadera EXPERIENCIA que no tiene precio, que es la síntesis de conocimiento aplicado, comprimido en sabiduría, para saber manejar -en este caso- situaciones de alojamiento, alimentación, ropa, salud, etc. para grandes cantidades de personas. Experiencia que hace hablar a las personas con seguridad porque conocen, porque han trabajado sobretodo en su espíritu; han estado volcando su fuerza y tiempo en pos de ello durante este período de hoy y del que se avecina. “Los verdaderos guías espirituales son ahora los que imparten el rumbo de la humanidad” (Profecía de los 9 tiempos).

Mientras tanto Buenos Aires se sigue inundando, pero no de los ríos de vida que dan sustento a las tierras latinas, sino de las aguas que se estancan con las tormentas y sudestadas cada vez más frecuentes. Y sus calles se asemejan a canales temporarios, a riachos que se llevan el tiempo de los hombres, en la ciudad donde nadie tiene tiempo. Ya  durante el 2010 el clima se hizo sentir con tres fuertes tormentas que en una semana habían acumulado 420,7 milímetros de agua, la marca más alta registrada en 149 años. Ahora, de nuevo, la sudestada y el clima tropical manifestándose, poco parecen preocupar a la gente.

Pero Argentina también se inunda de cruces y disputas en el poder político. Las Malvinas reaparecen como lucha por la soberanía y la descolonización, y sirven de excusa en los hechos de militarización. Militarización de la Patagonia solapada, sin que los argentinos lo adviertan, porque esa es la estrategia del gorro frigio y la serpiente, utilizar la careta femenina para acercar sus planes a su cumplimiento.

Así, son 300.000 los británicos viviendo en Argentina, a lo que se suma que los ingleses son dueños de miles de hectáreas en la Patagonia, sin que este hecho preocupe al Gobierno argentino.

Es el reinado de la careta que llega a su fin cuando las personas dejan de ser aguas estancadas, sin decisión y firmeza, y se convierten en ríos que con voluntad y sin detenerse en los pozos y accidentes del terreno, siguen adelante barriendo con fuerza cualquier pensamiento que se opone y busca obstaculizar, sus aguas interiores de vida.

 

Cusco, Febrero del 2012

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mensaje Orlado Nº 10

Fin de un ciclo

Los ríos y viñedos del sur mendocino; las sierras y los valles de Córdoba; las amplias llanuras al pie de las pendientes puntanas que se extienden desde allí hasta llegar a las orillas del Plata. Cientos y cientos de kilómetros, que en pocos días se convierten en millares. Ahora no hay tiempo para detenerse ni hay recursos para lamentarse. Así quedó dicho a los Orlados en aquel tiempo: “En algunas ciudades era recibido con alegría, y de buena gana se hubiera quedado para bendecir aquellos hogares, pero no podía permanecer allí, pues debía llevar esos presentes a toda la gente del reino…”

Son varios los caminos que nos llevan de aquí-allá en este último tiempo. El transporte es el azar del conductor que quiera llevar al desconocido hasta su próximo destino, de modo que la ruta se vuelve imagen cotidiana y el sol nos forja. Las conversaciones fluyen en las cabinas de camiones de carga que nos sirven de transporte; en menor medida algún auto que nos acerca un tramo corto. En unas semanas son cientos las personas que conocemos, aprendiendo de lo bueno y de lo malo, y descubriendo pocos apercibidos de los tiempos que vivimos. 

Sentimos en las células la maravilla del paisaje, y también las lágrimas al descubrir el daño que ha hecho el hombre por estos lados. Encontramos una Córdoba con sus embalses dañados por los agroquímicos, como el glifosato que flota a la deriva en sus aguas demostrándole al hombre la estupidez de la soja, un cáncer cada vez más extendido en el campo y en el hombre. En otros lugares aparecen peces con tres ojos, producto de la radioactividad desarrollada por algunas plantas de energía. Y da pena comprobar que el paisaje es un espejo del pensamiento humano, justamente, en la provincia reconocida como centro espiritual argentino.

                                                                                     

Festín Reptiliano del 11-11-11

Así, personas de distintas tendencias y facciones, de los más variados grupos y corrientes filosóficas se congregaron sin motivo claro para la fecha que marcó el calendario Gregoriano en el 11-11-11. Dijeron meditación masiva por la Paz, se promocionó en los medios masivos con insistencia, el país así lo requería, dijeron. Pero el mundo cada vez es más cruel, cada vez se acerca más al abismo de la tercera guerra; el mismo mundo que huele día a día más a sangre de conflictos, violencia, robos y corrupción. Muchos dormidos se dejan llevar por la más fácil, en la creencia de que la sed de sangre bestial pueda frenarse con sus quimeras mentales, que el nirvana fluye de un cerro o de un líder a quien seguir, como tantos que aparecieron en este último tiempo en el país, anegando la tierra de falsas doctrinas cada vez más untadas de palabras bonitas. En el festín aparecieron psíquicos, brujos, ufólogos, canalizadores, masones, templarios, jóvenes abducidos convertidos en grandes guías obnuvilantes. Porque allí no hay conocimientos espirituales, ni resurrección, ni inmortalidad, en la fecha donde se manifiestan todas las fuerzas volitivas que agrupan distintas tendencias, todas contrarias, por eso mismo, a la Segunda Venida. Nadie oye su propia voz, porque la olvidaron y la negaron, la apagaron y maltrataron como quedó escrito para su testimonio:

“Torpes, creyeron que llegarían al cielo solo con su mente en blanco o con dedicarse a deambular monótonamente en los laberintos de la imaginación a través de una técnica mental y corporal? ¿Creyeron que podrían engañar a la Ley y pretender alcanzar la  luz manteniendo sus porquerías latiendo? ¿Acaso los ejércitos de meditantes han vencido sus miedos, sus egos y sus placeres de mundo? ¿Acaso creyeron que desconectándose periódicamente podrían esquivar el enfrentar sus vicios y sus demonios, el entrar a su salón de los espejos para verse a vosotros mismos?”

De modo que las personas entregan su valioso tiempo a las abducciones masivas, en los cada vez más grandes “movimientos llamados Espiritualistas, en donde caen los bien intencionados buscadores de la verdad. Éstos son fáciles presa de los falsos místicos e iluminados que dicen tener “facultades” para recibir comunicados y mensajes de otros tantos inexistentes maestros Espirituales. Estos farsantes del conocimiento, también obran como supuestos sacerdotes o sacerdotisas de sus movimientos obnuvilantes que hacen perder la posibilidad de comprensión real de su propia búsqueda” (La lógica de la lógica).

Y los tiempos se acortan cada vez más. Ya no hay espacio para otra alternativa que no sea la Voz interior o la voz débil y frágil –porque es solo mente fugaz y transitoria- del hombre viejo que muere. O tienen la Voz del Padre o tienen al monstruo que espanta la Luz. El monstruo que muerde el pensamiento, la frente de la humanidad que dibujó Parravicini en esta psicografía, donde se nos dice: “El Monstruo del espanto escapará ante la Voz” (BSP 1972).

Y la Voz fluye desde el corazón, es sincera amorosa y pacificadora, no entiende de razones y por eso es contundente cuando el hombre erra en su camino, para el que quiera oírla.

 

Nación contra Nación

Y los acontecimientos se van ensamblando, acomodando lentamente como piezas de ajedrez. Y a la par, las profecías se van comprendiendo y delineando su cumplimiento más detalladamente. Son las noticias que llegan desde los Estados Unidos; se concatenan con las palabras de Jesús dichas dos milenios atrás: “porque se levantará Nación contra Nación…”. Es la guerra disfrazada de terrorismo, la herramienta con la cual comienza a prepararse el terreno en Latinoamérica para el primer momento de la guerra, el Caribe. Y ya no es solo cuba el centro de la ira y las disputas, porque ya están las palabras, tienen alas, y vuelan sobre México y Venezuela.

MÉXICO.La frontera con México no deja de preocupar a los políticos como una fuente de amenazas para la seguridad estadounidense. El precandidato a la presidencia Herman Cain aseguró que “los terroristas entran a este país desde México”. Lo apoyó el gobernador texano, Rick Perry, declarando que “la seguridad fronteriza entre Estados Unidos y México es de capital importancia para todo el hemisferio occidental”. La sentencia de este político en referencia a que “Hamas y Hezbollah están trabajando en México para venir a Estados Unidos”, hace que este país tenga la imagen de ser un nido de supuestos terroristas.

VENEZUELA. Asimismo Rick Perry se lanzó contra Venezuela, al apuntar que “Hugo Chávez e Irán tienen una amplia relación”. Las dos naciones, que se presentan en el escenario mundial como opuestos al imperialismo de los Estados Unidos, sí tienen varias iniciativas en común. Pero el tema del petróleo también representa uno de los principales aspectos en la colaboración de estos dos países. Venezuela e Irán, como miembros influyentes de la OPEP, son responsables de un modo significativo del alza de los precios del crudo, lo que no corresponde a los intereses de EE. UU., que sigue siendo uno de los mayores importadores de crudo del mundo”.

(http://informe21.com/~mgessen/politica/los-republicanos-plantean-estados-unidos-ataque-paises-latinoamerica)

Es el plan de la primera Bestia, del nuevo negro, el ataque a Latinoamérica que la profecía nos advirtió desde hace 70 años, para ser interpretada hoy cuando comienzan a aparecer los símbolos, cuando la bestia prepara el pensamiento con sus palabras, cuando comienza a levantar su estandarte como dijo Parravicini: “Méjico – Cuba – Venezuela – CAOS” (BSP 1940). Porque también lo advirtió la Voz del Sur en el himno argentino, que es profecía latina para hoy: “No los veis sobre México y Quito arrojarse con saña tenaz. No los veis sobre el triste Caracas, luto, llantos y muerte esparcir, nos los veis devorando cual fieras todo pueblo que logran rendir”.

La guerra del Caribe, que es a toda Latinoamérica donde se extiende, marca el punto culminante, porque como dijo Jesús,“(primero) se levantará Nación contra Nación (países de América) y (luego) reino contra reino (Europa y Oriente)”. Porque en América no hay reinos y si naciones; y veo y siento que coincide con lo dicho por Parravicini porque “Las Américas sangrarán, Europa sangrará después”. Y es el primer momento de la Gran Guerra, el primer humo que comienza a alzar su cabellera, y que repercute en el sur separando, cortando y sacrificando seguidores.

 

El Sacrificio de Isaac

“Pero “odiar a la tiranía para ellos, es “el sacrificio de Isaac”, quitar de en medio de los gobiernos que han corrompido, a quienes no sean sus “sabios”, según el testimonio que en el año 1932, con motivo del cincuentenario de la Ciudad de La Plata, Arturo Capdevila dio a entender de esta joven capital, hecha por el orden de los sabios tenebrosos: “Tú naciste porque te necesitaba la historia. Comisiones de “sabios” anduvieron en tu busca. Y te hallaron aquí, entre la Ensenada de Barragán y las Lomas de Tolosa, poseedora de los signos inconfundibles (del mazo). Tu recinto fue elegido entre cien. Luego fuiste trazada toda entera como por obra de magos (del orden). El alma de La Plata existía mucho antes que la ciudad (Andínia); ya apareció, según todos los signos, como una hija de los cielos”. 

Y la ciudad de La Plata aparece y se reitera como símbolo, porque allí, durante la noche del mismo día de su fundación, un grupo de gente se acercó a la piedra fundacional dirigidos por una bruja de Tolosa (localidad cercana a La Plata) para lanzar una maldición sobre los habitantes de la ciudad. Todos los nacidos entre la ensenada de Barragán y las Lomas de Tolosa quedarían malditos a partir de ese momento por los siglos. Además, dijeron que nadie nacido en esa ciudad sería presidente, a menos de que se alejara de La Plata. Así fue con todos los candidatos nacidos en la ciudad, que vieron truncadas su posibilidad de acceder al sillón presidencial. Fue la actual presidenta, la primera persona nacida en La Plata en acceder a la presidencia, luego de que, como se sabe, se fuera de la ciudad a realizar su carrera política en la Patagonia cumpliendo con la regla de irse para poder “triunfar”. Por último, en ese mismo acto, se sacrificó un niño cortándolo en dos pedazos y enterrando ambas partes en lo que sería la plaza principal de la joven capital de la Provincia de Buenos Aires. “Toma ahora tu hijo único, Isaac a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré” (Génesis 22:2).

Las lomas de Tolosa, la localidad de la bruja autora de la maldición, también es el lugar donde nació la actual presidenta. Y por eso, como círculo, Tolosa es en el momento donde se desmiembra el cuerpo en dos, la Patagonia y el resto del país, cuando planteen un conflicto interno en Argentina, un gran holocausto de derramamiento de sangre, y las fuerzas del Estado cierren las fronteras y ya nadie pasará: ni entran ni salen de la Patagonia, y el cuerpo de ese niño queda cortado a la mitad (Andinia). Y permanecerá así hasta que los hombres que deben despertar, lo hagan y comiencen a escuchar su Voz y así, ejercer el rol que les toca desde la Preexistencia.

Despertar Preexistente del sur

Veo a algunos cóndores arremolinados en disputas en las corrientes del viento que llega desde el norte. Pelean por espacio, por territorio, sin desplegar sus alas. No ven la inmensidad del cielo donde se mueven y por eso luchan. No es un gran combate; más bien es pequeño. Son los graznidos y aleteos exagerados, lo que llaman más la atención de lo que en realidad sucede. Pronto la pequeña contienda termina y las aves extrañas se retiran. El cielo queda despejado de torpes disputas y quedan los cóndores más sensatos e inteligentes, fortalecidos en su vuelo para alcanzar nuevas alturas, y así lo hacen.

Son los primeros de más al sur en entrar por la puerta estrecha que conduce al sol, como lo dibujó Parravicini: “El apocalipsis llega… último sello”, señalándonos un oído en la parte derecha del gráfico: son los que escucharon en humildad el mensaje, los que oyeron su propia Voz y así llegaron a ese momento crucial de la profecía. Es cuando la Bestia muere en el interior del hombre, la serpiente que cae en el abismo y ya no vuelve porque el hombre se vuelve perfecto.

Solo así se genera la alegría del reencuentro con la gente que amamos, con nuestros hermanos, que dan todo sin esperar nada a cambio. Corren lágrimas de alegría en muchos de ellos, y Argentina se afirma en silencio y por debajo, en el austro. El mundo no los ve, porque la careta aun permanece ahí, y aun no es la hora de que caiga. Aun no los han conocido, pero lo harán. Así lo dijo Benjamín Solari Parravicini:

“La voz de la verdad llega al hombre que vio y supo del universo en su grandeza- de su pequeñez humana y de su soberbia inútil. La voz prevalecerá. Otorgará el triunfo”.

 

Quito, Ecuador

Diciembre del 2011

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mensaje Orlado Nº 9

Canto del árbol

 

“Caminante, ésta es mi tierra:
Nada más que incendio verde.
Aunque te quieras morir
aquí no pasa la muerte”.

Américo Cali, escritor cuyano

 

El camino nos lleva hacia Cuyo, el paraíso del olivo, del cultivo y de la vid reconocida mundialmente; de las montañas y los valles, del turismo y el progreso, la de Mendoza en el imaginario argentino como manantial donde brota todo vida y confort.

Cuyo, el sendero que inmortalizó a San Martín cruzando los andes para libertar Chile. La región de los picos nevados inalcanzables, los más altos de América, donde tantos andinistas año tras año creen inmortalizarse al alcanzar sus alturas, mientras otros perecen al intentarlo sin éxito.

Sin embargo, el que no conoce la zona se sorprende al saber que Cuyo es en realidad un desierto, un vasto territorio que muestra a la vista su aridez, sus espinos y su sequedad. Fue el trabajo de generaciones anteriores lo que le dio vida a la provincia de Mendoza; el esfuerzo que la convirtió en un jardín verde de árboles, cultivos y fincas, ahora empañada por el lujo, el afán de lucro y la productividad de la tierra.

En el cuyo se está alejando el invierno y nos comentan que la época de poda en el pie de las montañas comienza. La sabiduría dicta cortar las ramas y limpiar los resabios, hojas secas y malezas. Así proceden los hombres del campo: si se aspira a obtener mucha cosecha sin que el árbol tenga la fuerza necesaria para soportarla, a la larga el árbol perderá su vitalidad dejando de producir. Por eso, si hay demasiadas flores en el árbol y las ramas que los sostienen no son fuertes, todos los frutos se caerán antes de tiempo perdiéndose en la humedad del suelo. Así, los obreros van preparando el árbol con tiempo, fortaleciendo el tronco y sus ramas hasta que tenga la fuerza para soportar la gran cosecha.

Pero lo que cambió la fisonomía de este paisaje y le dio vida y sustento no fue la poda ni el clima, sino la herencia y aplicación de la sabiduría ancestral. De hecho, la actividad agrícola en esta zona se remonta según los estudiosos a cerca de 4.000 años atrás, y en épocas más recientes fueron los incas los que dejaron su huella en Mendoza, al extender su imperio hasta estas tierras incorporándolas como la frontera sur del Tahuantinsuyo.

Aquí aun perduran algunos  nombres quechuas que identifican ríos, poblados o montañas, y los lugares impactantes donde caminaron los hijos del Sol en el ayer, como por ejemplo el puente del inca en las cercanías del Aconcagua.

Pero fueron los indios Huarpes los que dejaron la huella más profunda, al construir las famosas acequias que produjeron el desarrollo agrícola de toda la zona. Este sistema de riego hizo que el agua llegara a los lugares más alejados, “incendiando de verde” el desierto cuyano.

Sin embargo, llega el 12 de octubre, la fecha de conquista y destrucción americana, y nadie recuerda que aquí los Huarpes fueron exterminados en los primeros años de la conquista española, cuando fueron forzados a trabajar en las minas de los Andes. Solo quedan las acequias y el progreso material que les dieron a Mendoza, y su imagen olvidada en los libros de historia.

Si poco reconocimiento tienen las culturas originarias en la población mendocina, menos sus profecías. Así es la provincia que se convirtió en el centro metafísico más grande de Argentina, y  en sus huellas se puede rastrear a la masonería en la traza urbana, en los edificios construidos como centros de gobierno, y en estatuas, como la del Almirante Brown, con un símbolo desconocido en él: la antorcha de la rebelión sobre su pensamiento que porta la oscura luz de iniciación masónica.

De modo que en Mendoza aparece con fuerza la metafísica de Conny Méndez y la imagen de San Germain, el espíritu inmundo ahogado por sus lujos y fortuna, por su vida de abundancia: “San Germain vestía sobriamente, de corte impecable y de las mejores telas, con medias de finísima tela. Por la magnificencia de sus  joyas se lo juzgaba inmensamente rico”.

Así es el hombre que corona sus cinco sentidos de materialismo, de lujo y joyas, el que pierde su pensamiento y vida por llevar la frustrante corona en su frente. La marca del mismo anticristo que volverá a sentarse en el trono del tercer templo, como nos habló de él Parravicini: “El desprendimiento total de las costumbres austeras dará al sumo sacerdote y al humano ser la pauta del advenimiento del falso Cristo, su llegada es ya entregada a los días nuestros” (BSP 1939).

Por eso “Cuanto mayor es la riqueza del espíritu del hombre, menor es la pertenencia terrenal”.Así se identifica a San Germain, el mismo que “incentivó al movimiento rosacruz y a Adam Weishaupt en la creación de los iluminados de Baviera”; el que siempre estuvo frecuentando las cortes y logias, el que según la metafísica “entregó los mapas a Colón” para la destrucción y el olvido del legado azul de los pueblos originarios de América latina.  Allí  es “en donde caen los bien intencionados buscadores de la Verdad. Éstos son fáciles presa de los falsos místicos e iluminados que dicen tener “facultades” para recibir comunicados y mensajes de otros tantos inexistentes maestros espirituales. Estos farsantes del conocimiento, también obran como supuestos sacerdotes o sacerdotisas de sus movimientos obnubilantes que hacen perder la posibilidad de comprensión real de su propia búsqueda”. Así, sin conocerlo, Mendoza cayó en el pozo de San Germain, como símbolo de la vida del lujo, el confort, el olvido de la sabiduría ancestral y las profecías, en la venda de finísimas telas sobre los sentidos para no escuchar ni menos ver, el atrás de las cosas.

 Así, en el lugar donde se secaron los ríos, donde el agua es escasa, en este desierto la semilla no fructificó, cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó” (Mateo 13: 5 -6).

Por eso, en toda tierra que no crece semillas, donde la piedra asfixia la vida, donde se  ahoga el “Canto del Árbol”, carga con un pesado destino frente a las Leyes que buscan dar vida al hombre. Porque toda tierra que tiene mucha piedra, necesita ser removida para que se pueda sembrar. “El 20 de marzo de 1861 la ciudad de Mendoza fue totalmente destruida por un terremoto, que tuvo a la propia ciudad como epicentro. Fue un verdadero cataclismo para la ciudad que por entonces contaba con una población de 8.670 habitantes (según el censo de 1857). Se estima que en la catástrofe murió casi el 70% de su población…” (Historia de Mendoza).

Y eso es lo que le espera a la ciudad de Mendoza, un fuerte terremoto que sacudirá los cimientos del pensamiento y removerá las piedras del orgullo, la soberbia y el desinterés. “Vencida tierra argentina. Vencida por el hombre ciego. Aguas, pestes, terremotos, luchas le asolarán…” (BSP 1938).  Así habló la profecía desde hace 70 años; el hombre ya fue advertido en Argentina y en cualquier ciudad que tape sus ojos: “La intuición no será ya y el hombre conocerá la tribulación. El hombre soberbio e hipócrita que destrozó el sendero, mató al hermano, relajó el sexo, envileció al menor y corrió anhelante tras el oro. El hombre que abandonó ¡el amor!” (BSP 1938).

 

Fuego Verde

Ahora en Mendoza cambian las estaciones y llega la primavera. El paisaje se brota, y ya es “incendio verde”. Llamaradas de vida inundan las fincas, las chacras, los poblados, las ciudades.   

En esos días se realiza la plantación de árboles en las calles, y el discurso se centra en el mismo problema, el riego. Ocurre muchas veces que se planta pero los árboles se secan por la dejadez de la gente, que volviendo a su vida cotidiana, se olvidaron de regarlos. Todo un símbolo para Mendoza. Así, el tiempo corría en aquellos tiempos hasta que, escuchamos algo que nos despertó. Una poesía llamada “Canto del Árbol”. Para la gran mayoría el contenido pasó al olvido, no para nosotros que lo grabamos en el espíritu, quedando algunas frases recitadas flotando en ese momento…

 

“Detente caminante…

Yo Soy…

la Vida…

soy el Fuego…

…y el umbral de tu espera“

 

Ya al final, siguiendo el símbolo descubrimos en el poema a una escritora chilena. De modo que el Árbol de la Vida dice presente en Chile y sentimos su llamado. Con el país que justo en ese momento, alzando la vista, se encontraba hacia atrás de las laderas. Del que Parravicini se refirió cuando habló del Sur: “Mensaje en la prueba. Tierras que serán promesa del mañana: Argentina, granero del mundo; Brasil, brazo de caridad y amor al prójimo; Chile, cultura en elevación; Uruguay, política nueva. América del Sur, crisol de paz” (BSP 1968).

Por eso no nos sorprende que en nuestra visita de aquel país descubramos que la voz de Parravicini se comience a escuchar en los medios masivos de Chile y que se empiece a conocer, con él, parte de los acontecimientos que afrontará el mundo a partir del 2012. Y eso nos dice que Chile empieza a escuchar lo que debe escuchar, que algunos comienzan a despertar en el tiempo que se debe hacerlo. El canto nos dice que hay un llamado que merece la pena ser oído.

Por eso, Chile entona desde sus costas “El Canto de árbol” para Latinoamérica, desde el extremo sur se escucha hasta México, donde los mayas también escribieron sobre el Árbol que comenzaría a florecer dentro de 14 meses a la fecha de este mensaje orlado. Porque así los mayas le llamaban a la galaxia: el árbol de la vida. De modo que la sincronización del 21 de diciembre, es la conexión con la inmortalidad y resurrección en el hombre de este planeta. Es el redescubrimiento del Canto del árbol que nos dice con voz de poesía “Yo Soy la vida, el Fuego y el umbral de tu espera”. El umbral del que la humanidad espero tanto tiempo para adentrarse, para inscribirse en el libro que el mismo Nostradamus dejó graficado para hoy.

El árbol que también Parravicini anunció como florecimiento argentado, al momento que se descubre los caminos que no han de volverse a pisar: “El árbol seco de la Argentina sabrá de una era de nueva lluvia”. Seco de filosofías, de gnosticismo, de masonería, de metafísica, de engaños a los sentidos y falsos maestros que distorsionan la verdad. Seco de inocencia por ignorar que el hombre lucha desde haces milenios contra el mal. Seco de religiones que engañan al hombre y lo mantienen prisionero en sus teorías ridículas e inconclusas. Seco en la economía de no ofrecer más a la vida que la sucia materia, que se convierte en tristeza cuando el hombre queda en la soledad de si mismo. Seco de buscar en la política, como una marioneta, los cambios que nunca llegan.

La Verdad es la vida y llega al momento que el árbol seco se empapa de “Nuevo sol – Nueva Luz”; nueva lluvia en sus raíces, porque la anterior agua amarga que solo le dio sequedad y muerte ya pasó. El Canto del Árbol de la vida, que le habla al hombre a través del corazón de la poesía chilena. El mensaje que al igual que Nostradamus aclara al ser: “En una noche y un día, el árbol que permaneció seco, reverdece”. Reverdece el árbol cuando el hombre canta con él, cuando el árbol se baña en el aliento incorruptible de las acequias del conocimiento y la verdad, que nunca más se secan. Es el canto poético que está en el corazón del caminante.

 

Canto del árbol

Detente caminante, soy el lazo
Que ata el viento a la tierra
Yo soy el silencioso que florece
Por los que no recuerdan.

Toda la vida estoy junto a tu vida
Floreciendo a tu vera
Sin olvidar que olvidas cada día
Mi sombra de madera.

Y soy el fuego dulce del invierno
Y la cuna primera
Y tu supremo sueño hacia el olvido
Y el umbral de tu espera.

Sara Vial
Poetisa chilena

 

Octubre del 2011

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario