El fin del gobierno de Macri y el retorno K

Es triste ver que todo lo que en Argentina se escribe alrededor de la política, cae irremediablemente en el extremo: o se es de un lado o se es del otro. Así también le sucede a la profecía de Parravicini, puesto que como toda profecía, incluye a la política como señal de los tiempos de cumplimiento. Pero que incluya la política, no quiere decir que se pueda manipular para defender a un partido u otro, por el mero interés ideológico del que la interpreta. De ese modo, el mensaje cae en otro ámbito, el de la manipulación política, para embaucar a las masas que no interpretan ni analizan…

Mercado versus Estado

065a10

“Vienen los males de Izquierda y derecha” (BSP)

Comencemos con una profecía muy sencilla: “Vienen los males de izquierda y derecha” (Benjamín Solari Parravicini 1940), y si estas dos posturas traen los males: ¿Cómo puede ser el hombre gris parte del que trae los males? Por eso, ir más allá de este punto es pura manipulación. Eso hace que tampoco podamos negar lo evidente:

-De un lado, la familia Macri ha sido una de las grandes estafadoras del Estado Argentino y de ninguna forma Mauricio Macri es ajeno a eso, como se ha dicho. Él ha sido favorecido de mil formas con ese dinero ilícito, que le ha permitido tejer alianzas, financiarse en su carrera en Boca y luego a jefe de gobierno y presidente. La herencia es un factor de peso en cualquier familia. En cuanto a su postura ideológica, retrotrae el país a los años 90, a la apertura de capitales, al engreimiento de los bancos y el endeudamiento, a la desindustrialización, a Monsanto y el modelo del glifosato. Al ajuste económico y al hambre. Al alineamiento con los Estados Unidos y el lado visible de Israel. A los mismos que destruyeron a la clase media en el 2001.

-Del otro lado, los Kirchner son uno de los grandes estafadores del Estado Argentino. Esto ha sido en tiempo de su gobierno cuando el patrimonio de los Kirchner se ha incrementado 843%. Esto es indiscutible. Su comportamiento es el Camporismo. En Santa Cruz se los conoce por su patoterismo, por manejar la provincia como un feudo, por amedrentamiento y amenazas. Han copado el Estado de militantes de la campora, para favorecer su regreso hacia el gobierno. Su modelo ideológico es el del Estado de amigos, el control de los recursos vía impuestos, y la distribución económica a través del plan social y el empleo público, a discreción de ellos mismos. No dudan en envenenar a su pueblo con glifosato con tal de recaudar con la soja, a pesar de distribuir parte del ingreso de las exportaciones. Su apoyo es China y Rusia, y el lado oculto de Israel (comunismo/estatismo).

Por tal, Argentina es el mejor ejemplo de “los males de izquierda y derecha”. Los manipuladores de Parravicini pretenden llevar la profecía hacia sus aguas, hacia su propio confort ideológico, sin olvidar que alinearse con cualquiera de estas dos posturas, es caer en los gérmenes nacientes de la Tercera Guerra Mundial, que funciona necesariamente con dos bandos opuestos que se odien hasta el exterminio: “El Hambre será con el dedo amarillo (Chinos), pardo (Rusos) y negro (Obama/EE.UU.) que destrozará continentes. El exterminador colérico surgirá y la explosión de mil explosiones ensordecerá y el sol caerá. Comienza el 66” (Solari Parravicini).

La Clave es el 66

pav_f40El 66 no es un año. Es la codificación de la llegada del conflicto bélico mundial, y es el número clave que nos lleva a saber que va a pasar en Latinoamérica a la llegada de la guerra. “66. Sordomudo el mundo será en el 66, entonces en América latina se levantará el caos que luego se extenderá al mundo que no escuchó. Sucumbirá la humanidad en luchas” (Solari Parravicini).

Lo que se avecina a la Argentina y demás países se llama Caos. Por ende, no hay orden, ni ningún gobierno (sea de izquierda o derecha) puede traerlo. Es decir, para que haya caos debe de haber dos bandos contrapuestos, y los dirigentes políticos van a ser cómplices de ello al arrastrar a sus seguidores detrás de sus ideas.

El fin del gobierno de Macri y el retorno K

Cuando observamos lo que se viene para Argentina en el resto de psicografías, es cuando comprendemos que al gobierno de Macri no le queda mucho tiempo, no porque sea víctima del poder Kirchnerista, sino porque es víctima de algo que se llama el Gobierno Mundial, el cual lo utiliza en su juego de ajedrez a su antojo como peón o ganado. La intención de Macri de volver al país de los 90, siembra sobre sí mismo el fuego del derrocamiento. En el aire ya se percibe ese “olor” a poco tiempo de asumido. ¿De no creer? Veamos lo que nos dice Parravicini para ese mismo e insistente número, el 66, en el tiempo de la llegada de la guerra:

“Ausencia o distracción será causa en la Argentina en el 66 de grandes conmociones en donde se sabrá del cambio de regímenes sin choques cruentos pero serán una realidad. Argentina sufrirá en pequeño lo que el resto del mundo sufrirá luego y la Argentina purificada será en el final de finales la Samaritana de la Tierra” (Solari Parravicini).

023b11Parravicini nos grafica un hombre golpeado (Golpe de Estado), que no será muy cruento, pero que es en suma su caída. ¿Y qué viene detrás de él? El kirchnerismo, con más y mayor fuerza, tras el fracaso del neoliberalismo, a decirnos que la derecha ha fracasado, y trayendo con ello el comunismo fascista, que también llega con ese mismo y fatídico número: COMUNIST. Principio de maldad en el 66”. El Comunismo de Estado se consolida gracias a Macri, por no saber gobernar con una política equilibrada, sino totalmente volcada a la derecha, ajena a todo lo que sucede en el mundo y en el país. “La Argentina debe ya prepararse a sufrir. Tendrán unos mandones que le reducirán a un comunismo de corte fascista. La muerte correrá por sus calles y caminos” (Solari Parravicini). La única forma de que esta profecía tenga cumplimiento es que haya una división tan grande que ambos bandos no vean otra forma de imponer sus ideas que no sea aniquilando y asesinando a la otra parte. Para que esto ocurra, debe haber una división profunda, tan grade como argentina nunca la ha visto y como comienza a asomar.

La esperanza en otra cosa

La mayoría de las profecías de Parravicini aún no se han cumplido. El hombre gris en este momento es todo aquel que no cae en la postura y la división ideológica del mundo. Es el ser humano corriente que puede ver por fuera de la visión tradicional de la política, para ver el cumplimiento en sí mismo. Algo, como lo que Parravicini dice que comienza a surgir en Argentina, repitiendo, en el 66:

comunismo cristiano parravicini“Meditad argentinos llega ya la era de las eras. La gran prueba comenzará el 66. Meditad, observad y veréis. Argentina creará el comunismo cristiano” (Solari Parravicini).

Comunismo cristiano que no puede traer Macri con su patrón ideológico neoliberal, ni menos Cristina con su apego patrimonial y poder despótico estatal, ya que las dos posturas son en suma el plan de la masonería: el caos que nos advirtió Benjamín Solari, “Llega el Caos y llega Sion” (Solari Parravicini). Esta es una lucha que tendrán que hacer las personas, y que de ninguna forma se conseguirá así de fácil por votar en una urna, o como decía Galeano: “Si votar sirviera de algo, ya estaría prohibido”.

Por eso, este es también el momento para que Argentina comience a construir algo distinto. Parravicini retrotrae la esperanza con esto al cambio espiritual: “Argentina creará el comunismo cristiano”. Este comunismo o comunitarismo, es el modelo de organización que tenía el cristianismo en su versión más primitiva, el mismo que narra Hechos de los Apóstoles, en la época donde los hombres comenzaban a vivir de otra manera, conforme y a través de una transformación espiritual que desgarró la historia en dos: Antes de Cristo y después de Cristo.

El cambio ocurrió cuando un puñado de hombres comenzó a vivir de otra manera, y a organizarse con una fuerza que terminó de dar la vuelta al mundo, afectando a todas las estructuras sociales, culturales y políticas. A eso es a lo que le temen los dos extremos de izquierda y derecha, y por eso la gente no puede salir de ellos, como muchos insultarán 1l6al leer estas líneas. Si es así, significa que el plan de la masonería ha dado resultado.

Por eso es que Parravicini nos dice, que el cambio en Latinoamérica solo se da de una manera, cuando el hombre recupere a Dios, que está perdido en las religiones y el consumo, pero por sobre todo… en los dos extremos conocidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El fin del gobierno de Macri y el retorno K

  1. Gilson dijo:

    Muy interesante tu aportación. No hay mucha gente despierta como vos. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s