Mensaje Orlado N°7

Señales de humo

Esta vez nos toca de nuevo caminar la ruta y partimos cerca del mediodía para hacer dedo. El itinerario esta vez nos hace volver a las montañas que despedimos hace tiempo. Así que en un día somos pasajeros de distintos transportes que nos acercan al destino, entre un estudiante, un joven petrolero, un hombre que aparenta trabajar en un casino y una familia: gracias a ellos hacemos 400 kilómetros y con el atardecer acercándose, las sierras se van dibujando en el horizonte. Por la noche nos hacen saber que sorteamos la erupción del volcán Puyehue, que desde Chile ese mismo día pone en emergencia a toda la zona.

Nos llegan noticias de que la ciudad más afectada es La Angostura, aquella pequeña villa que ahora contemplaba como la tierra desde sus entrañas vomitaba ceniza y pedriscos que se convertían en arena sobre las calles de esa pintoresca ciudad turística.

Así, a los oídos endurecidos se les enviaba una nueva señal en el cielo, y el firmamento se disfraza de humo para que despierten, para que escuchen lo que se les quiso advertir. Ahora todos veían las cenizas en el cielo sorprendidos, sin ver las señales de los tiempos, tal como recriminó Jesús hace 2.000 años a los judíos:

“Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!”.

Así la señal del cielo está dada, y pocos quieren escuchar sobre su cumplimiento, sobre la segunda venida que auguran las señales de los tiempos, y prefieren encerrarse en sus cuentas bancarias y en su falacia de una vida dedicada al confort y al lujo. Prefieren abrazar al hombre viejo, el de las fantasías de sus mentes adoradas.  Tal como Parravicini también dejó escrito para este tiempo:

“¡Cristo llega! ¡Maranahata! Repítelo con fuerte voz de trompeta sobre los endurecidos oídos de la hora. ¡Necesario es!.

Todo aquél que no escuchare, condenado será. Todo aquél que atendiera y entendiera verá y repetirá en fe: ¡Cristo llega! Es ya la hora. Es ya la hora de la verdad. Porque el azote caerá sobre el hijo de la ira, sobre el ciego. El Padre toleró su libertad desmedida, su baja entrega a la materia, a los dineros, a la ambición de poder, a la falacia. El silencio ante su palabra mentida, ante su sucia mentalidad, su criminalidad, su petulancia, su cinismo. El Padre ya colmado fue en su paciencia. ÉL otorgó. ÉL enseñó. ÉL envió a Su hijo en redención y el bien no fructificó.

El hombre camina su falsa verdad, anda la senda de las tinieblas y caerá al profundo precipicio de la aflicción y allí quedará. Ese consentido rey, hombre-dios, hombre invencible, hombre sapiente, ¡hombre-hombre!¡La plaga del pedrisco le cubrirá!

Y esta vez la erupción es grande, cubre de pedriscos los suelos cercanos y colma los cielos de cenizas que llegan a Buenos Aires, otra de las ciudades que no quiere despertar de su letargo ni entender que el tiempo está cerca. Ciudad que viene siendo advertida por las aguas que en cada lluvia, anegan las veredas y hacen que las calles se conviertan en ríos. Pero el hombre ciego, tampoco quiere escuchar advertencias, que ya no es solo de la voz de la profecía sino de las noticias que avisan sobre la situación precaria de Yacyretá que pone en vilo a todo el litoral:

 

Yacyretá en Crisis

“Ambientalistas accedieron a imágenes oficiales que demuestran el peligro de rotura que existe en la represa de Yacyretá, poniendo en peligro la vida de miles de personas que se asientan a la ribera del río Paraná. ¨Es una certeza que la represa se está rompiendo, hay enormes fallas de construcción y existen pruebas de eso¨. En el video catalogado ‘Top-Secret’ que llegó a nuestra redacción, se pueden observar con claridad, grietas, pozos, falta de cemento, hierros cortados y retorcidos, en los muros de la represa de Yacyretá. Creando de consecuencia una peligrosidad sin precedentes en el país. Catástrofe tal, que para que usted entienda el grado de peligro que corre, según expertos consultados, en poco más de 4 horas, en el Obelisco de Capital Federal, se encontrarían con el agua a 4 metros de altura. El video de la duración de 35’ minutos, fue realizado por buzos contratados por el ente binacional Yacyretá, que controlan periódicamente las compuertas de la represa, según relatan los ambientalistas”.

(http://www.misionlandia.com.ar/index.php/nacionales/security/12155-peligro-yacyreta-video-exclusivo-que-muestra-las-fallas-de-la-represa.html)

Esta información que ha sido ocultada o desechada, porque jamás se creó un plan de evacuación frente a semejante contingencia, se refuerza primero por la corrupción existente desde la construcción de la represa cuyo presupuesto se fue incrementando con el correr de los años, alimentado a la política y a los empresario corruptos que se vieron involucrados en su construcción (costándole a los argentinos cerca de 12.000 millones de dólares). Y se refuerza una segunda vez por el cifrado que entrega la profecía de Parravicini haciendo referencia a las aguas que cubrirán la capital federal, como lo muestra el grafico que dice “Momentos llegan a las plazas de BA (Buenos Aires) en que…” (BSP 1937), donde la cabeza colgada en la plaza de la capital federal está sostenida por la serpiente judía, y debajo el piso cuadriculado masón.

Pero ahora el dato relevante de la psicografía son las aguas llegando hasta las plazas porque allí se encuentran los peces nadando, y de fondo los barcos, símbolo también presente en el escudo de la ciudad de Buenos Aires, en este caso con sus velas empujadas por el viento del sudeste.   

Egipto y el río

Para profundizar en este cifrado hay que prestar atención a dos elementos que se repiten y repiten en el trabajo de Benjamín Solari Parravicini en relación a Argentina:uno es el agua del Río de La Plata y otro es Egipto.Y el profeta argentino es insistente para remarcar con fuerza la relación de Egipto con Argentina. Y tan fuerte es esa concatenación, que decide representar en una de sus psicografías al matrimonio presidencial Néstor y Cristina Kirchner como los dioses egipcios Osiris e Isis.

Así, la presidenta argentina que más habló del Nuevo Orden, aparece en la profecía siempre asociada a las pirámides, como la egiptóloga o la faraona en su báculo presidencial, con sus joyas y adornos, su perfil característico, y el ojo reptil emblema illuminati. Psicografía donde el agua vuelve a hacerse presente con insistencia:“PLATA RIO – Egiptóloga en Argento” (BSP 1940).Y nuevamente reforzando el símbolo del agua aparece el velero, con el viento en la punta de las velas indicando de nuevo el mismo sentido: el viento viene del sudeste, lo que significa la presencia del fenómeno meteorológico que mas afecta históricamente a Buenos Aires, la Sudestada.

De modo que Egipto, el antiguo imperio que centralizó el poder desde el Nilo, trasladado a la Argentina de Parravicini es el Poder Federal de Buenos Aires que, desde el Río de la Plata (el Nilo argentino), es el encargado de “llevar la miseria y la injusticia a sus últimos extremos, especialmente en los pueblos comprendidos dentro de la zona de Andinia, provocando desde la Capital Federal el arrasamiento de los derechos federales de las Provincias (patagónicas)” (Plan Andinia). Porque ese es el dictamen del Nuevo Orden para la República Argentina.

El descifrado de Egipto es Buenos Aires, el poder federal que presionará a las provincias alentándolas a la independencia; poder central que siempre pasó por arriba el federalismo y que siempre levantó resistencias por creerse el centro del país por donde deberían pasar todas las decisiones. Buenos Aires señalada desde siempre como el lugar del querer controlar el territorio, situación similar a la ocurrida en el pasado con el imperio egipcio.

Sin embargo, es en el momento de la Egiptóloga al frente del gobierno argentino cuando Parravicini cifra el momento del despertar espiritual en el extremo sur del continente: “Sobre Egipto (Buenos Aires) y su faraona (Cristina) llega el despertar del pez nuevo que enseñará al mundo la nueva palabra de amor” (BSP 1968). Y para no dejar dudas de Egipto = Argentina, Parravicini clarifica en el regreso del pez en este país: “En la Argentada paz el hombre hablará de Dios en las calles como al final de los tiempos, porque será en ellas regresado el pez” (BSP 1960).

De modo que sobre la presidencia de la faraona, donde “El fuego Egipto se impondrá. Egipto dirigirá. Egipto matará. Egipto dirá en Argentina” (BSP 1940), es también el lugar y el momento del despertar espiritual, del regreso del pez, de la verdad en los corazones que se levantan: “En La Argentina muere el mal, el desamor, la falta de equidad y la holganza. Argentina será en el final de la prueba” (BSP 1968).

Este cifrado también nos lleva a anticipar el triunfo de Cristina Kirchner en las próximas elecciones que marcará los últimos tiempos de gobiernos del mundo en estas tierras. Y como manotazo de ahogado de parte del mazo y la serpiente, llega la gran prueba que lanzan desde las sombras, esta vez recayendo con fuerzas sobre el resto del país y volviéndose como un fuerte boomerang a la gran ciudad: Buenos Aires. La misma ciudad que expulsó con coraje a las invasiones inglesas en 1806 y 1807 (invasiones apoyadas en ese entonces por la masonería), cuando hombres y mujeres desde sus techos arrojaron aceite hirviendo para expulsar a los ingleses. La misma ciudad, Buenos Aires, ahora ignorando la nueva invasión de nuevo apoyada por el Mazo igual que hace 200 años, tal como lo dibujó Parravicini repetidas veces en sus gráficos. Buenos Aires, la llamada Capital Gay por ser la primer ciudad en permitir el matrimonio homosexual, la nueva Sodoma, la de la prostitución alabada, la de la televisión denigrando a la mujer las 24 horas como objetos desnudos para el deleite de las mentes embrutecidas y consumistas. Sodoma y Egipto en un mismo lugar, bajo la convivencia de la corrupción, la pobreza, el indigente, la desigualdad, la violencia, los vicios, la ostentación y el hambre.

Y es por eso y más, que la profecía lanza su advertencia, como una espada a punto de salir de su vaina: “Escucha Egipto (Buenos Aires): Ya el trueno es en el trueno (tormentas). El odio es en el odio (política-caos). La miseria es en la miseria (espiritual) y el hambre es en el hambre (economía). Abre los ojos y en algo evitarás el fin del fuego (guerra interna) sobre las aguas (Río de La Plata). ¡Ahogarás!” (BSP 1968). 

Y Egipto ya no despierta. La profecía da su sentencia y la ciudad se ahoga. Buenos Aires se abate y bracea contra su ignorancia, contra su orgullo, su desinterés, su desamor. Las aguas llegan desde el SUDESTE como una gran tormenta con truenos y vientos, símbolo de una violenta sudestada que arriba para ahogar para siempre el caos y la soberbia. Sudestada que Parravicini insiste en remarcar sobre la Capital: “Egipto (Buenos Aires) tiene a la vista el mal. La voz del astral (profecía) le dirá agua sobre las arenas. No lo escuchará… Y será en aguas, luego la paz. La hora de la Hora es en él  ¡Truenos!” (BSP 1968).

“Luego la PAZ” dice la profecía. Por eso, las aguas llegan para apagar el odio y traer la conciliación. Llega la paz después de las aguas, después de la tormenta como un gran arcoíris de esperanza para el Nuevo Hombre. Llega inundando la tierra ensangrentada, llega luego de las aguas de los ríos sobre la ciudad.

Inundaciones de ríos desbordados también anunciadas por las profecías mapuches, quienes advierten al ciego del AHUINCAMIENTO, que es el oscurecimiento del amor, la justicia y la verdad en los hombres, la entrega sumisa del Ser por el dinero, el poder y el confort. El castigo que cae sobre el hombre “por hacer propias muchas de las costumbres y hábitos del winka u Hombre blanco” (Profecía Mapuche).

Otra psicografía confirma la sudestada final sobre la gran ciudad: “Aguas sobre Egipto antes del amor” (BSP 1968). Y esa es la sentencia de la profecía sobre Buenos Aires.

“Llega a la Argentina empobrecida un nuevo sol… Llegará cuando las aguas lleguen en fuerza de ira… (BSP 1938)”.

Así, las aguas sobre Buenos Aires marcan un hito para la nueva dimensión que emerge en el país. Ese es el momento donde la serpiente abandona la mujer. Por eso, no hay nuevo sol hasta el cumplimiento del símbolo de las aguas. De modo que la vida de la gente de la gran ciudad y alrededores queda en manos de las personas que levanten su corazón, los que hayan escuchado y comprendido el momento final. Queda en manos del amor, de la preparación y del trabajo de las personas más inteligentes, los orlados que Parravicini anuncia.

Es la esperanza depositada en esas personas que se preparan, que se van forjando a si mismos. Los que adquieren el Conocimiento Eterno como dice también la lógica de la lógica: “No olvidéis cuanto es trascendental para vosotros: EL CONOCIMIENTO DE LA LEY”. Y las personas estudian, se preparan, se miran unos a otros y se encuentran. Vencen su aislamiento, sus diferencias, sus celos y sus envidias. Descubren los secretos escondidos a los ojos del mundo y los hacen polvo.

“Varios se convertirán en mensajeros del Verbo y lo tendrán. Su estímulo es el Amor. Su Fuerza: su propio conocimiento de La Verdad. Abridles sus puertas y ventanas. Dejad que penetren en vuestras casas su voz y sus palabras. ¡Recibidles! Y os convertiréis en UNO. ELLOS convierten en polvo los secretos y los dan bien entendidos a quienes los buscan. ELLOS harán germinar la Semilla Sembrada tiempo ha”. (Profecía al País del Norte del Sur)

“¡Lectura sacra regresa!” dice Parravicini: es la Resurrección del Conocimiento, de la interpretación de la Ley y la Verdad,  el entendimiento final descifrado. Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos” (Oseas 6:6).

Y solo la verdad tiene la fuerza para traer la alegría, el liberarse de las cadenas y unificar corazones, como también le dicen al hombre desde el norte:

“Correrán los unos, saltarán los otros, alegría por doquier. Mis verdaderos hijos no se fragmentan, pertenecen a la Eterna Verdad” (P.P.N.S.).

Julio del 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mensaje Orlado N°7

  1. ACABO DE TENER UNA REVELACIÓN CON RESPECTO A LA CABEZA COLGADA EL TIPO FUE “PESCADO”….TIENE UN ANZUELO EN LA NARIZ …..POR ESO CAE DE LA TARIMA DONDE ESTABA …..LO PESCARON!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s